Aprovechar la luz natural en el hogar no solo tiene repercusiones económicas, sino también grandes beneficios para la salud.  Hoy queremos enseñarte a sacar partido a toda esa luz que entra por tu casa, con el fin de potenciar sus efectos sobre tu bienestar, así como sobre la belleza de tu vivienda.

La importancia de la luz natural en las viviendas

Todo el mundo quiere una casa con mucha entrada de luz natural porque sabe que su calidez aporta un encanto especial al ambiente. Esto es debido a que los espacios con buena iluminación se perciben más amplios y confortables. Pero, la luz natural en las viviendas no solo afecta a su estética. También es muy significativo el impacto que la iluminación natural tiene sobre la eficiencia energética de la casa. A final de mes, una vivienda con mucha entrada de luz tiene un gasto de electricidad muy por debajo de otras que no gozan de la misma suerte.

La luz natural en el hogar es importante porque afecta directamente sobre la calidad de vida de sus habitantes. Por este motivo, este aspecto se tiene tan en cuenta a la hora de diseñar una construcción. En definitiva, la iluminación natural en casa:

  • Mejora el ánimo.

  • Ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico.

  • Regula nuestro reloj biológico, por lo que nos permite conciliar mejor el sueño.

  • Aumenta la producción de serotonina.

  • Mejora el rendimiento y la productividad, ahora que muchas personas tienen que teletrabajar.

  • Refuerza la salud visual.

  • Reduce la presión arterial.

  • Combate los estados de depresión y ansiedad.

Con todo esto ya tenemos el conjunto de ventajas de la luz natural en las viviendas. Ahora solo queda aprender a sacar partido a todo su potencial en tu hogar.

Consejos para aprovechar la luz natural de tu casa

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el 90% de nuestro tiempo lo pasamos en espacios interiores. Esto se traduce en que es necesario aprovechar al máximo la presencia de luz natural para ahorrar energía, cuidar el medio ambiente, hacer nuestro hogar más confortable y nuestra salud más fuerte. Para ello, hemos preparado una lista de consejos que te ayudarán a iluminar aún más tu hogar.

El color de la pintura

Para que la entrada de luz natural se potencie es necesario el uso de colores claros en paredes y techos. El blanco, los grises, el color beige o los tonos pastel dan una mayor sensación de amplitud a los espacios cuando la luz natural se refleja en ellos. En cuanto al suelo, también puede ser de un tono claro. Especialmente, si te gusta el estilo minimalista y el estilo nórdico.

El papel de las ventanas

Esta es la principal entrada de luz natural hacia un hogar. Las ventanas de tu casa han de ser amplias. En caso de que no puedas modificarlas, procura tener siempre los cristales limpios y despejados de cualquier adorno decorativo o planta. De igual modo, las cortinas deberán ser claras y de telas ligeras para que permitan el paso de la luz. Otro aspecto a tener en cuenta es su ubicación para aprovechar mejor la entrada de luz natural. Consúltalo con un profesional antes de iniciar la reforma de tu casa.

La magia de los espejos

Los espejos son elementos decorativos y funcionales que no solo mejoran la amplitud de los espacios, sino que también los hacen más luminosos. Su presencia ayuda a reflejar la luz en lugar de absorberla permitiendo su propagación por más rincones de la casa. Lo más aconsejable es colocar los espejos en paredes o puertas de armarios que estén frente a una ventana.

Mesas y puertas de cristal

Para aprovechar mejor la entrada de luz natural hacia una casa se necesita eliminar barreras que estén bloqueando su paso. Una buena idea es el uso de puertas de cristal fijas o corredizas. Lo mismo ocurre con las mesas de centro y cuantos objetos decorativos se te ocurran. Todos ellos pueden ser de vidrio para dejar pasar la luz sin problema.

La distribución de los muebles

Puede parecer una tontería, pero, tal vez, tu casa tiene poca luz natural por una mala disposición del mobiliario. En este sentido, recomendamos la presencia de muebles claros. Procura no recargar el espacio con muebles innecesarios porque estarías perjudicando la luminosidad de la habitación. Ten en cuenta que la luz natural si encuentra objetos hace sombra, por lo que bloquea la amplitud natural del ambiente. Los muebles han de estar distribuidos de manera lineal y nunca delante de la entrada directa de la luz.

El poder de la decoración

Saber decorar con un objetivo claro es fundamental para lograr el efecto que queremos en nuestra casa. Por esta razón, nunca deberías subestimar el poder de los destellos brillantes de algunos elementos decorativos. Jarrones de cristal, porta velas, marcos de fotos con detalles metálicos o espejo, etc. Todo cuenta a la hora de multiplicar la claridad en el hogar.

Reformar tu casa para tener más luz natural

Si quieres aprovechar la reforma de tu casa para disponer de iluminación natural, esto te interesa. Hasta ahora, hemos hablado de pequeños trucos que puedes utilizar para ampliar la luminosidad de tu vivienda. Es momento de saber cómo podemos aprovechar al máximo la luz natural en la reforma de una casa.

La orientación

En España la orientación sur es la más adecuada para ahorrar energía. Es decir, es la que más cantidad de luz natural recibe a lo largo del día y durante gran parte del año. Sin embargo, no todo el mundo tiene esa suerte. Si vas a construir una casa desde cero es fundamental que tengas en cuenta este aspecto.

La distribución

En una reforma parcial o total de una vivienda se puede jugar con la distribución para mejorar la iluminación natural. Lo ideal es la creación de espacios amplios y abiertos derribando tabiques y creando plantas diáfanas. Si necesitas alguna clase de elemento separador entre habitaciones, puedes optar por los cerramientos de cristal o las celosías de madera. Ambas opciones aligeran bastante los huecos y dejan pasar la luz natural hacia todos los rincones.

Las ventanas

Antes ya mencionamos que para aprovechar mejor la entrada de luz natural era necesario la colocación de grandes ventanales. Los expertos aconsejan que los ventanales supongan de un 10% a un 20% de la superficie total de la casa. Para que la sensación de luminosidad sea aún mayor, lo más recomendable es colocar ventanas con marco y sin ningún elemento decorativo divisorio. Por otro lado, la instalación de ventanas de techo hace que la luz del sol se refleje más directamente, multiplicándose por toda la estancia.

Iluminación ecológica

En la actualidad existen soluciones novedosas para conducir el poder de la luz solar hacia el interior de las habitaciones de una vivienda. Estamos hablando de los tubos de luz solar. Estos tubos se colocan en el techo y funcionan sin electricidad, por lo que mejoran considerablemente la eficiencia energética de la casa. Su interior reflectante envía los rayos del sol hacia el espacio que nos interesa iluminar. Por eso su ubicación ha de ser cuidada y estudiada, a fin de evitar espacios oscuros. Su instalación es realmente sencilla, ya que solo hay que colocar una claraboya lenticular en el tejado para que la luz natural llegue hasta el tubo reflectante. El resultado es el mismo que el de tener una lámpara dentro de casa.

Usa la luz reflejada

Todos sabemos que la cantidad de luz natural disminuye según nos vamos alejando de las ventanas. Sin embargo, esto se puede corregir realizando una serie de mediciones desde el suelo y hasta la parte más alta de la ventana para conseguir mejorar la luminosidad. Este truco se suele utilizar con las ventajas de tejado logrando duplicar la entrada de luz en espacios abuhardillados.

Utiliza cristaleras

Si tienes que tirar tabiques en tu reforma y además de espacio quieres ganar en luminosidad, siempre puedes sustituir las paredes de ladrillo por cristaleras. En la actualidad, las celosías están a la última moda. Aportan un toque moderno y además dejan pasar la luz natural. Las puedes colocar en la cocina, el salón e incluso en la habitación principal.

La chimenea como punto de luz

Las chimeneas han dejado de ser exclusivas de las casas rurales o chalets. Ahora también se instalan en pisos y viviendas para dar calor, pero también como punto de luz. Existen en el mercado chimeneas eléctricas que no solo añaden calidez y confort a la estancia, sino mayor luminosidad. ¿Lo habías pensado?

Techos acristalados

Por lo general, las buhardillas son espacios bastante oscuros en los que se colocan ventanas en el techo para mayor entrada de luz. Pero ¿qué te parecería acristalar la parte superior de la buhardilla para que todo ese espacio se llene de luz natural? El resultado es realmente sorprendente.

Si estás pensando en reformar tu casa de manera total o parcial este puede ser un buen momento para ganar en luminosidad y confort. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso y te enviaremos un presupuesto totalmente ajustado a tus necesidades.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat