El suelo radiante es un sistema de calefacción por el que, cada día, optan más personas. El motivo no es otro que su elevada eficiencia y ahorro de energía. No obstante, es importante realizar un mantenimiento de la calefacción radiante, con el fin de evitar problemas que perjudiquen esta eficiencia. A continuación, te mostramos los pasos a seguir para limpiar y mantener tu suelo radiante como el primer día. 

Qué es la calefacción radiante

Este tipo de calefacción es un sistema de climatización mediante un circuito cerrado de tuberías. Por medio de agua fría o caliente, la calefacción radiante es capaz de climatizar nuestra vivienda según nuestras propias exigencias. El suelo radiante, al contrario que los radiadores, es invisible, ya que sus tuberías van distribuidas por debajo del suelo. Esto implica además espacios más limpios y amplios. Sin embargo, es necesario que sepas que si no llevas a cabo un mantenimiento de la calefacción radiante, entonces notarás fallos, tales como:

  • Un consumo excesivo de energía. Una mala calibración del circuito puede hacer que tu suelo radiante consuma más energía de la que debería. 
  • Pérdida considerable de calor en la casa. 
  • Fugas de agua. El óxido y los lodos acumulados erosionan las tuberías provocando pérdidas de agua. 
  • Desajustes en la regulación de la temperatura de unas habitaciones a otras. Esto se produce por posibles obstrucciones dentro del circuito o por un incorrecto calibrado de sus válvulas. 
  • Malos olores por la putrefacción del agua dentro de las tuberías, así como debido a la aparición de óxido. 
  • Todos estos fallos pueden llegar a suponer el deterioro de otros elementos complementarios del sistema de climatización como, por ejemplo, la caldera, las válvulas o las bombas. 

Para disfrutar de un suelo radiante en perfectas condiciones necesitarás hacer un mantenimiento del mismo. Nosotros te explicamos cómo. 

Tipos de mantenimiento de calefacción radiante

A la hora de realizar el mantenimiento de tu suelo radiante es importante que aprendas a identificar entre el mantenimiento correctivo y el mantenimiento preventivo del mismo. Este último, se centra en todas aquellas tareas que te permitirán evitar ciertas averías innecesarias. Por su lado, el mantenimiento correctivo es aquel que se centra en la reparación de aquellos imprevistos o fallos que no se han podido atajar con antelación. 

Características del mantenimiento preventivo

Si quieres evitar un mal funcionamiento de tu suelo radiante, necesitarás llevar a cabo una serie de trabajos preventivos, que consisten en:

  1. Comprobación de la instalación: revisar la posible oxidación de las tuberías para evitar que el agua se transforme en lodo y genere microorganismos indeseados. 
  2. Regulación de los circuitos: vaciar el circuito de agua y limpiar sus conductos con agua con aditivos a presión, a fin de desincrustar toda clase de lodos y suciedad. En esta fase se observará también si el caudal de agua circula de manera uniforme a lo largo de todo el circuito cerrado. 
  3. Revisión de los caudalímetros: se verifica que la distribución del agua es igual y equilibrada en cada habitación de la casa. 

El mantenimiento de la calefacción radiante ha de llevarse a cabo de forma regular y cada temporada. Para ello, deberás contar con la ayuda de una empresa profesional especializada en esta clase de trabajos. De lo contrario, podrías causar daños irreparables en tu suelo. Estos daños ya formarían parte de las tareas del mantenimiento correctivo al considerarse ya como averías. 

Limpieza del suelo radiante

El pavimento bajo el que se ha instalado la calefacción radiante no necesita de ningún tipo cuidado especial. Si tienes un suelo de madera natural deberás limpiarlo con un producto específico para el cuidado de este material. Por lo demás, sigue siempre las recomendaciones del fabricante, sea tu suelo de gres, cerámica, baldosa, piedra, laminado, etc. Un suelo regularmente limpio evitará la concentración de polvo y suciedad en la casa. 

Cómo hacer un uso responsable de un suelo radiante

El mantenimiento y limpieza de la calefacción radiante es parte de su uso responsable. Gracias a estos trabajos preventivos y correctivos estaremos cuidando el medio ambiente, ya que reduciremos el riesgo de pérdidas de agua, fugas de energía y deterioro de los materiales. 

El suelo radiante combinado con el uso de las energías renovables es uno de los sistemas de climatización más efectivos que existen. No solo consiguen regular la temperatura en cualquier rincón de la casa, sino que además permiten ahorrar en tu factura. De hecho, la calefacción radiante en relación a otros sistemas convencionales supone un ahorro energético de hasta un 20%. Esto se debe a que la temperatura de impulsión del agua es mucho más baja que la que necesitan, por ejemplo, los radiadores. 

Asimismo, el suelo radiante no produce efectos negativos para la salud. Al no producirse sequedad en el aire, se reduce la aparición de polvo y ácaros. Ideal para las personas alérgicas. El calor al emanar del suelo se reparte de manera equilibrada evitándose así, la sensación de embotamiento y los dolores de cabeza tan típicos de las calefacciones tradicionales. 

Finalmente, la calefacción radiante también puede utilizarse durante los meses de verano. En este caso, el agua fría permite refrigerar las diferentes estancias de la vivienda apoyada por una bomba de calor.

Por qué contar con una empresa especializada en reformas

¿Estás pensando reformar tu casa y quieres aprovechar para instalar un suelo radiante? Necesitas la ayuda profesional de una empresa especializada como Reformadísimo. No solo contamos con la experiencia que nos han dado todos estos años de trabajo, sino que además disponemos de un equipo de trabajo formado por especialistas en diferentes ramas (albañiles, carpinteros, pintores, arquitectos…) De esta manera, podrás tener la absoluta garantía de que tu suelo radiante quedará perfecto. 

Además, nosotros te asesoraremos para que puedas mantenerlo intacto como el primer día y te brindaremos la ayuda necesaria para cuando haya que realizar un primer mantenimiento. Apuesta siempre por las empresas especializadas en reformas para toda clase de trabajos dentro de tu casa. No solo ahorrarás dinero, sino que también te evitarás disgustos y quebraderos de cabeza innecesarios. 

En Reformadísimo puedes pedirnos presupuesto sin compromiso. Ponte en contacto con nosotros y regálate una casa nueva. 

 

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
WhatsApp chat