Reforma Integral de una casa de 120 metros cuadrados

Reforma Integral de una casa de 120 metros cuadrados

5 (100%) 2 votos


La reforma integral de un piso implica tener en cuenta muchos aspectos. Por un lado, la necesidad de la reforma de lo que no se ve (fontanería, electricidad, etc). Por otro, la cantidad de estancias a reformar y las necesidades específicas de cada una. No es lo mismo abordar la reforma de una cocina que de un dormitorio. Tampoco precisa el mismo trato un aseo que un comedor.

Por todo esto, abordar la reforma integral de un piso de cierto tamaño sin la ayuda de una empresa especializada, como Reformadísimo, puede ser muy complicado. Aunque tengas cuidado y te fijes en todo, puede que se te pasen cosas por alto. Por lo tanto, lo mejor es que contrates los servicios de una empresa, cuyos expertos te ayudarán con la planificación. Además, lo supervisarán todo y contratarán a los especialistas necesarios para dejar tu piso como nuevo.

En cualquier caso, siempre tendrás que hacer planes y anotar todo lo que necesitas para la reforma. Para que tengas un ejemplo, a continuación te mostramos lo que debes tener presente en la reforma de un piso de 120 metros cuadrados. En este piso hay, a modo de ejemplo, una cocina, tres dormitorios, un salón comedor, un baño completo y un aseo.

Lo primero a tener en cuenta en una reforma integral: lo que no se ve

Si el piso que vas a reformar tiene cierta antigüedad (unos 20 años o más), conviene que valores un cambio de tuberías, sistema eléctrico, conducciones de gas, etc. En definitiva, de lo que no se ve en una casa pero que no debes dejar desatendido. De otra forma, es bastante probable que más adelante tengas problemas y debas hacer más obras por avería. Pero si sustituyes tuberías y conducciones eléctricas durante la reforma, evitarás obras adicionales y problemas más adelante.

Además, podrás abordar otros cambios relacionados con la comodidad y la estética de la casa. Por ejemplo, si cambias las tuberías del agua puedes cambiar también los radiadores de la calefacción de sitio en caso de que sea de gas. O sustituirlos por otros nuevos, o añadir alguno a los que haya. También tendrás la oportunidad de cambiar la situación de los enchufes y dejarlos a tu gusto.  O de colocar nuevos interruptores de la luz donde hagan falta.

La cocina: la estancia que más puede costar de una reforma integral

Una vez contemplado el cambio de las “tripas” de la casa, toca abordar la de la cocina. Probablemente será la zona de la casa, junto con el baño, en la que más hay que invertir para reformarla. Sobre todo, si quieres una con muebles completamente personalizados o vas a cambiar también los electrodomésticos.

Antes de nada, tienes que tener en cuenta las tomas de agua y electricidad necesarias para el fregadero, la lavadora, etc. Si tienes calefacción a gas, será la estancia en la que casi con total probabilidad tendrás la caldera. Si tiene más de 12 o 13 años, habrá que valorara su cambio durante la reforma.

Otro aspecto a tener en cuenta son los materiales que utilizarás en suelos y paredes, así como en la encimera de la cocina. Generalmente, sus suelos y los de los baños, serán distintos a los del resto de la casa. A la hora de elegir con qué revestirlos, es recomendable que te decidas por materiales de cierta resistencia. Entre ellos pueden estar, por ejemplo, el gres o la cerámica.

Reforma Integral

En el caso de las paredes, puedes jugar con componentes como la pizarra para revestir alguna de ellas, azulejos de distintos materiales, etc. En cualquier caso, también es aconsejable optar por elementos de cierta resistencia y de limpieza fácil. Para la encimera, lo mismo: materiales de resistencia a golpes y rayaduras, y de los que se pueda eliminar fácilmente la suciedad.

Los muebles de la zona donde se elaboran los platos de la cocina son, generalmente, hechos a medida. Así se puede aprovechar al máximo el espacio disponible. Esto implica una tarea previa de toma de medidas del espacio disponible, de diseño de cómo se deseen los muebles de la cocina, etc. En este diseño hay que tener en cuenta los huecos que hay que dejar para colocar los electrodomésticos. Sobre todo, si van encastrados, como suele pasar con el microondas o la lavadora.

Baños y aseos, dos de las estancias más importantes en una reforma

Además de la cocina, durante una reforma integral de una casa hay que tener especial cuidado con los baños y los aseos. En una reforma de una casa de 120 m2, lo habitual es contar con un baño principal, de mayor tamaño. También con un aseo secundario, más pequeño. Si el piso tiene unos años, lo habitual es que el baño principal tenga una bañera. Y si en él viven personas de cierta edad, o niños, puede ser conveniente sustituirla por una ducha, de acceso más fácil. Además, ocupan menos espacio y dejan más sitio para la instalación de otros elementos. O, sencillamente, para dejar más sitio libre para el aseo personal.

El baño completo suele tener, además de bañera o ducha, un lavabo y un inodoro. En muchos casos, también un bidet. A estos elementos se añaden otros que aportan comodidad a la estancia, como armarios, un espejo sobre el lavabo o un espacio para poder sentarse. El aseo secundario, más pequeño, suele incluir un lavabo y un inodoro. Como mucho, tendrá una ducha pequeña.

No por eso hay que dejarlo de lado, porque contribuye a dar más comodidad a los habitantes de una casa. En cualquiera de los dos casos, los elementos de los baños que se deben elegir deben ser resistentes y fáciles de limpiar. Lo mismo que el suelo y las paredes. Es conveniente que la ducha cuente con una mampara de protección, o los escapes de agua pueden darte más de un disgusto.

Salón comedor y dormitorios: atención al suelo

Una de las características más destacables del resto de estancias de una casa es que suelen tener el mismo tipo de suelo, o muy parecido. Generalmente, los suelos de dormitorios y salones en un piso suelen ser de madera o tarima. Especialmente en climas con inviernos más fríos. Por el contrario, en climas con inviernos más cálidos es más habitual encontrar pisos con suelos de tipo cerámico.

En el ejemplo que nos ocupa, el de la reforma de un piso de 120 metros cuatrados, debes tener en cuenta qué tipo de suelo deseas para la casa. Es muy frecuente utilizar elementos como la madera, el parquet o la tarima flotante. Pero cada vez con más frecuencia se opta por microcementos, gres y otros componentes. En cualquier caso, tendrás que pensar cuál te conviene más y elegir el más adecuado a tus gustos y presupuesto.

¿Pintar o empapelar? En cualquier caso, fuera el gotelé

En las paredes, sobre todo si el piso tiene entre 20 y 40 años, es frecuente encontrar gotelé. Este tipo de granulado se hizo muy popular entre los constructores y decoradores hacia los años 90 del siglo pasado, pero pronto pasó de moda. Quitarlo, no obstante, es un engorro, y solo es aconsejable hacerlo durante una reforma integral. De otra manera, puede dar bastantes quebraderos de cabeza.

Si las paredes son lisas, o si decides deshacerte del gotelé si lo hubiese, hay que decidir si se pintan o se empapelan con papel pintado. Esta última tendencia, en desuso durante los últimos años, está regresando con fuerza en algunos ambientes. Los papeles modernos no tienen nada que ver con los que poblaban las paredes en los 70 y 80. Ahora tienen diseños más atractivos, son mas resistentes y muchos, incluso, son lavables.

Si no te decides por el papel, prueba a dar un aire distinto a la casa a través de la pintura. Puedes pintar, por ejemplo, una de las paredes del salón o del dormitorio principal de un color distinto a las otras tres. O utilizar pizarra u otros materiales en ellas. Los únicos límites son la imaginación y tu presupuesto.

No te olvides de recibidor y pasillos

No por estar fuera de las estancias más importantes de la casa hay que olvidarse ni de pasillos ni del recibidor. En ambos casos, tanto los suelos como sus paredes son los elementos que hay que tener en cuenta.  Por lo general, se suelen elegir para ambos tipos de estancia suelos serán del mismo material que dormitorios y salón-comedor.

Las paredes de estos espacios también suelen guardar cierta homogeneidad con la del resto de estancias del hogar. Salvo con las de la cocina y el baño. Si son espaciosos, se pueden aprovechar para colocar pequeños estantes o cuadros, en el caso de los pasillos. O descalzadores y pequeños armarios en el recibidor. En este último caso, se pueden colocar también percheros para abrigos y chaquetas.

En cualquier caso, para la reforma integral de un piso de 120 m2 hay que tener en cuenta gustos y necesidades. Todo sin desviarse del presupuesto previsto. Los expertos de la empresa que contrates para el proyecto te ayudarán a conseguirlo.

Publicado el en Actualidad, Reformas Deja un comentario

Sobre el Autor

Reformadisimo

Una empresa de Reformas seria y profesional con una clara orientación de servicio al cliente. Reformadísimo cuenta con todos los medios técnicos y las medidas de seguridad, así como con un equipo de profesionales altamente cualificados que desempeñan todos los oficios de la construcción. Contamos con un Departamento Técnico compuesto por Arquitectos, Aparejadores, Ingenieros e Interioristas. Gracias nuestra experiencia y volumen podemos ofrecer la mejor relación calidad-precio del mercado.

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies