Las viviendas unifamiliares, tanto las que se construyen de forma aislada como las adosadas o pareadas, suelen tener algo de terreno alrededor. Muchas incorporan un garaje, que viene muy bien no solo para guardar coches, motos y bicicletas. Sino que también puede servir para espacio de almacenamiento, e incluso para otros menesteres si es grande. Por ejemplo, para poner un pequeño taller para reparaciones domésticas. Un garaje siempre amplía la superficie de una vivienda, y además aumenta su valor. Por eso, en viviendas en las que no hay, pero se cuenta con espacio para construir un garaje, puede resultar interesante plantearse este tipo de proyecto.

Eso sí, antes de hacerlo hay que valorar muy bien si conviene o no levantarlo. Construir un garaje tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y habrá que poner unos y otros en una balanza para ver si compensa. Además, también hay que conocer los distintos tipos de garaje que se pueden construir, ver con qué presupuesto contamos y, por supuesto, pedir consejo a expertos en la materia antes de meterse en obras o instalaciones. A continuación te mostramos todos los beneficios que te dará levantar un garaje en un terreno adyacente a una casa. Pero también los inconvenientes, porque claro que los hay. También los distintos tipos de garaje que puedes construir.

Construir un garaje: cuándo está indicado

Evidentemente, no en todos los casos se puede construir un garaje. Si no se dispone de una vivienda con terreno suficiente justo al lado, no será posible. Además, el terreno tiene que tener unas dimensiones lo bastante amplias como para construir una estructura bajo la que quepa al menos un coche. A ser posible, no justo, sino con espacio libre alrededor. De esta manera se podrá salir y entrar del coche con comodidad. Y como hemos comentado, también para poder utilizar el espacio sobrante para otras tareas o como espacio de almacenaje.

Lógicamente, si no se dispone de un vehículo de cuatro ruedas, ni vienen visitas en coche con frecuencia, no será necesario construir un garaje. Puede que sí otra estructura para guardar herramientas y/o motos y bicicletas. Por ejemplo, un cobertizo de madera. Pero en estos casos, construir un garaje lo único que logra es que se pierda espacio inútilmente. Y dinero, pues la inversión que este tipo de proyecto requiere es importante. Así que si en la vivienda no hay al menos un coche con cierta regularidad, no es necesario construir un garaje. Sí tendrás que valorarlo si cuentas con uno y no tienes dónde aparcarlo con facilidad, y además no quieres que pase las noches al raso. Para ello conviene que estudies sus ventajas e inconvenientes, que te presentamos.

Qué hacer antes de construir un garaje

La construcción de un garaje no es un proyecto que pueda acometerse sin una cuidada planificación previa. Esto no es algo que pueda hacerse a la ligera. Cuando ya tengas claro que quieres construir un garaje, antes de nada, contrata los servicios de una empresa experta en reformas y construcciones de este tipo de edificaciones. Por ejemplo, Reformadísimo. Nuestros expertos se reunirán contigo para que les expliques tu idea y dónde quieres construirlo.

Ellos se encargarán de valorar si es posible hacerlo, además de explicarte las posibilidades que tienes para la construcción. También valorarán qué dimensiones darle en función de tus necesidades. Eso sí, siempre tendrán en cuenta el presupuesto de que dispongan para ello.

Generalmente, en el proceso previo a la construcción intervendrá un arquitecto, un aparejador, o ambos tipos de profesional, por la naturaleza de la obra. Por supuesto, para elaborar los planos, decidir materiales y comprobar y llevar a cabo todo tipo de comprobaciones, tanto antes de la obra como durante la misma. Además es muy posible que se ocupen de la gestión de permisos. Para construir un garaje no servirá con un permiso de obra menor. Será necesario uno de obra mayor y, para solicitarlo, hay que adjuntar planos y otra documentación que solo puede aportar un arquitecto o un aparejador. Por lo tanto, lo único que tendrás que hacer en muchos casos será pagar las tasas que necesitas abonar para contar con un permiso de obra mayor.

Ventajas de la construcción de un garaje si tienes coche

El primer beneficio que conseguirás con la construcción de un garaje es conseguir que esté mejor cuidado. Al estar guardado bajo techo, se deteriorará menos. Además, si vives en una región de clima frío, tendrás menos problemas para arrancarlo en los días más crudos del invierno. Sobre todo, si el garaje se queda cerrado. En este caso, la temperatura interior del garaje no será tan baja como la del exterior, un peligro si la zona donde vives tiene heladas fuertes en invierno. El garaje le proporcionará protección contra las temperaturas muy bajas. Sobre todo si se opta por construir un garaje pegado a la casa, es decir, que comparta una pared de sus laterales con ella.

Por otro lado, si un coche se deja aparcado en la calle, siempre habrá más peligro de que puedan robártelo. Por mucho que esté cerrado con llave, los amigos de lo ajeno pueden forzar en muchos casos su cerradura sin demasiada dificultad. En estos casos, como mínimo, romperán la cerradura, y como máximo, se lo llevarán. En un garaje dentro de un terreno particular, lo tendrán más complicado. Primero habrán de acceder a su interior. Para ello es probable que tengan que abrir un portón de entrada a la finca, algo muy complicado. Y ya después, la cerradura del garaje. Demasiadas complicaciones que harán que quien quiera llevarse un coche decida buscar otro.

Tener el coche en un garaje también evitará que sufra los efectos de los vándalos y que le rompan un cristal. O de esos que aparcan “de oído” y al final colocan el coche después de haber golpeado al vehículo de delante y al de detrás, lo que hace inevitable las abolladuras en su frente o su parte posterior. También estará a salvo de accidentes en sus inmediaciones mientras esté aparcado, tanto de otros coches como, por ejemplo, de caídas de árboles a la calzada.

Otras ventajas de los garajes

Un garaje no se utiliza prácticamente en ningún caso solo para guardar el coche. Estas estancias suelen contar también con espacio para almacenar diversos objetos. Por ejemplo, herramientas de jardinería si tienes terreno. También bicicletas y algún que otro trasto viejo. En muchos casos, sobre todo si en la vivienda a la que se añade el garaje cuenta con algún manitas al que le gusta el bricolaje, se planifica con un espacio dispuesto especialmente para herramientas y trabajo con aparatos electrónico, madera y otros materiales habituales en muebles y equipo doméstico. Así, quien se encargue de reparaciones y arreglos podrá trabajar y hacer todo el ruido que necesite sin molestar al resto de habitantes de la vivienda.

Contar con un garaje también revalorizará la casa, ya que ampliará su superficie construida. Y le proporcionará a quien quiera comprarla más adelante el espacio que necesita para guardar su vehículo sin tener que pagar, por ejemplo, una tasa de aparcamiento aunque sea vecino. Esta tasa ya está en vigor en muchas zonas urbanas, con distintos nombres, OTA, ORA, etc. Con un garaje, al menos en la zona en la que vives, podrás despedirte del parquímetro. A la larga, por tanto, sale rentable, aunque eso sí, para construirlo tendrás que invertir una cantidad notable de dinero.

Además, si el garaje se coloca pegado a la casa y la vivienda cuenta con la posibilidad de abrir una puerta al tejado, se puede construir una terraza o solarium en su parte superior. De esta manera, la vivienda gana un espacio de estar al aire libre, algo que en la actualidad es muy apreciado. Eso sí, hay que tenerlo en cuenta a la hora de planificar su construcción, y proteger el tejado adecuadamente, no solo para poder acceder a él. También para evitar humedades.

Inconvenientes de la construcción

Al construir un garaje se pierde espacio libre alrededor de la vivienda. Con su construcción se ganan metros construidos, pero se elimina espacio para estar al aire libre sin salir de la casa. Este es uno de sus principales inconvenientes. Además, para construir un garaje será necesario realizar un fuerte desembolso económico. El precio se reduce si se decide construir al mismo tiempo que se levanta la vivienda a la que servirá. Hecho así sale más económico. Pero claro, en ese caso a lo mejor no se dispone de presupuesto como para soportar que el precio final de toda la construcción suba aún más.

Otro de sus inconvenientes no es otro que tener que soportar las incomodidades derivadas de una obra de gran envergadura en casa. Polvo, ruidos, suciedad, trabajadores, etc. No obstante, si se dispone de terreno suficiente y presupuesto, los inconvenientes que resultan de construir un garaje son mucho menores que sus ventajas. Por tanto, si estás decidido y cuentas con el presupuesto necesario para ello, ¡adelante! Tu coche te lo agradecerá.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat