¿Cómo se pueden comparar presupuestos de una Reforma Integral?

¿Cómo se pueden comparar presupuestos de una Reforma Integral?

5 (100%) 1 voto


Siempre que se aborda una Reforma Integral es necesario, antes de nada, estudiar cómo se va a llevar a cabo. También decidir lo que se desea reformar, cómo quieres que quede, los materiales a utilizar, etc. Si la reforma implica varios tipos de especialistas, como albañiles, fontaneros, electricistas, pintores o decoradores, es habitual tratar con empresas especializadas. Como, por ejemplo, Reformadísimo. De otra manera, tendrías que manejar varias propuestas de distintos profesiones y también tendrías que comparar presupuestos en gran cantidad.

Por lo tanto, para evitar esto, lo más recomendable es tomar un par de decisiones previas. La primera es encargar la reforma a una única empresa especializada que se encargue de la contratación de los profesionales necesarios. También de la gestión y supervisión de las obras. La segunda, es más bien un consejo: pedir varios presupuestos, lo habitual es pedir dos o tres presupuestos.

De esta manera, aunque la obra tarde en comenzar un poco más de lo que tengas planeado, podrás comparar presupuestos. Así podrás ver cuál te conviene más. No solo en cuanto al precio. También en lo que se refiere a los materiales y a los procedimientos que se llevarán a cabo, al equipo que hay detrás, al asesoramiento que recibirás, antes, durante y después, a la experiencia de la empresa, las obras realizadas, etc… Pero para poder hacerlo, el presupuesto tiene que cumplir una serie de requisitos.

Requisitos necesarios para poder comparar presupuestos en una Reforma Integral

Lo primero que tiene que ocurrir para que un presupuesto se pueda comparar es que se haya elaborado de la manera más detallada posible. De otra forma resultará imposible, aparte de la diferencia de precios, conocer más detalles. Por ejemplo, en qué se gasta cada euro presupuestado.

Cada empresa suele realizar los presupuestos a su manera. Esto dificulta su comprensión. En general, cuando más “oscuro” y menos claro es un presupuesto, más complicado se vuelve comprar presupuestos.  Algunos, sobre todo en el caso de las reformas grandes, incluso lo dividen en estancias. Así, no es infrecuente ver presupuestos que marcan lo que costará hacer la cocina. O reformar el baño. Pero el detalle no va más allá. No reflejan, por ejemplo, lo que cuesta quitar el alicatado antiguo, retirar los escombros o cambiar las tuberías, incluyen un desglose de trabajo pero a un único precio.

Para evitar esto, es conveniente hablar con las empresas a las que vas a encargar un presupuesto para la reforma antes de que lo elaboren. Indícales que lo necesitas lo más detallado posible. Y que debe reflejar todas las partidas y tareas.

Ocurre muy a menudo que las personas que van a hacer una reforma, se fijan únicamente en el presupuesto final de obra, pero no se han dado cuenta que en un presupuesto por ejemplo incluye la cocina y en otro no, o que en uno hay muebles de lavabos y mamparas y en otros no, o que el número de enchufes o halógenos es la mitad de un presupuesto a otro. Por eso es imprescindible saber comparar y fijarse muy bien en cada una de las partidas.

Por último pero no menos importante es fundamental que se estén comparando empresas similares, no es lo mismo pedir un presupuesto a un grupo de operarios independiente que a una empresa especializada de reformas que cuenta con la infraestructura y medios necesarios para poder hacer un trabajo completo desde el inicio hasta el fin. No es lo mismo que la empresa tenga arquitectos, aparejadores, que no lo tenga, etc…

Cómo elaborar presupuestos que se puedan comparar

Tal y como hemos comentado, para poder comparar presupuestos, estos deben contener todo tipo de detalles de la obra. Elaborar un presupuesto no es sencillo. Y, como hemos visto, cada cual tiene su sistema. Pero si se habla con las empresas, se puede conseguir llegar a un acuerdo para mejorar su legibilidad.

En general, un presupuesto debe contemplar todas las partidas de la reforma. También todos los costes unitarios. Es decir: lo que cuesta, por ejemplo, el metro cuadrado del parquet que se instalará. O lo que cuesta eliminar el gotelé del salón por un lado y de cada dormitorio por otro. Será mucho más largo, pero la comparación de presupuestos será mucho más sencilla. Tiene que venir detallado por unidades, por metro cuadrado o por metro lineal y a su vez detallada cada estancia.

De esta manera, además, se podrá comprobar con más detalle en qué se va a gastar el dinero. También, si consideras que un presupuesto es más elevado del presupuesto que se tiene, hacer algún cambio, por ejemplo, en los materiales es fácil, basta con buscar por ejemplo un azulejo algo más barato del presupuestado y multiplicar por los metros cuadrados del espacio. Es decir, sustituir unas losetas muy caras por otras que valgan un poco menos sí lo es. Siempre y cuando, claro está, que los acabados y el resultado final no vaya a verse afectado. Otro ejemplo claro es la electricidad, si tienes el precio unitario por halógeno o toma de red, basta con multiplicar el número que finalmente has decidido poner por el precio unitario.

Además de por partidas y costes unitarios, los presupuestos también deben reflejar los costes por trabajos. Esto es, por el tipo de operación que se tenga que llevar a cabo. Así, en el presupuesto figurará lo que cuesten las demoliciones, lo que cueste la fontanería o la electricidad. Pero también la instalación de electrodomésticos o la del aire acondicionado. Sin olvidarnos, claro está, de las marcas, modelos y precios de los aparatos seleccionados. En este último caso, también podrá utilizarse para poder cambiarlos por otros más económicos. O más caros, si se considera necesario porque los elegidos no cuentan con las funciones deseadas.

El plano, fundamental para la elaboración del presupuesto

Para elaborar correctamente un presupuesto hay que realizar todo tipo de trabajos previos. Desde la selección de materiales hasta la elección de los electrodomésticos o algunos muebles. Por ejemplo, los armarios empotrados, en caso de que hubiera que construirlos. Además, también hay que tener en cuenta la extensión de la vivienda a reformar, la disposición y número de habitaciones, etc.

En una reforma integral es importante no descuidar la elaboración de los planos. Con ellos como base, las empresas de reformas lo tendrán más sencillo a la hora de presupuestar la reforma. Por lo tanto, es importante que las empresas de reformas cuenten con el apoyo de un especialista. En este caso, de un arquitecto. Además de con los responsables que la empresa haya designado para estudiar el proyecto y asesorarte. Es en este momento cuando es aconsejable que plantees la necesidad de elaborar un presupuesto lo más detallado posible. Y, si se puede, definir con ellos un formato, que será el que emplees para todos los presupuestos que solicites. Así te resultará más sencillo comparar presupuestos en su momento.

Una vez aclarado cómo quieres que quede de detallado el presupuesto, es hora de realizar las mediciones de las estancias a reformar. Es importante que sean las correctas. Son las que después se utilizarán como base para la elaboración del plano. Y, como es lógico, con estas medidas serán las que se tomen las referencias para la elaboración de los presupuestos. Cualquier error en las medidas puede llevar a fallos en su cálculo.

Cuidado con las medidas de los espacios

Un metro más o menos puede suponer un descuadre del presupuesto, tanto en mano de obra como en materiales. Unas medidas erróneas por defecto pueden hacer que en un principio el presupuesto sea menor del que debería ser. Como resultado, al compararlo con otros, será más económico. Si se opta por él, cuando se descubra el fallo subirá el precio total, y el cliente puede quedar desencantado.

Por otro lado, si el fallo se produce por exceso, hará que el precio de los materiales y la mano de obra se encarezca. Y aunque por poco, puede que el cliente termine desechando ese proyecto por ser más caro que los otros. Todo sin que haya un motivo aparente para ello. Por lo tanto, es importante que las medidas del plano sean las correctas.

Cada una de las empresas a las que pidas presupuesto tendrá que tomar sus medidas para realizar los planos correspondientes y elaborar sus presupuestos. Es, por lo tanto, un proceso más lento y tedioso que si optas porque lo haga una única empresa. Pero las ventajas de poder elegir el presupuesto que más se amolde a lo que necesitas son numerosas. Por lo tanto, merece la pena tener un poco de paciencia.

Por otro lado hay que tener en cuenta que al contar con un presupuesto detallado y por partida, cuando se empiece a obra y se replanteen los espacios es muy común que se realicen cambios de los planos iniciales, o que el cliente decida hacer alguna modificación que afecte a las medidas totales, al tenerlo por unidad, bastaría con ver cuál es la medida final de obra. Por eso es importante que la empresa facture medición real fin de obra. De esta forma, el presupuesto puede subir o bajar.

Presupuestos detallados: el lugar perfecto para mostrar el valor añadido

Ya con todo medido, los materiales seleccionados y los muebles y electrodomésticos elegidos, llega el momento de presupuestar. No se trata de un proceso rápido. Por lo tanto, es posible que tardes unos cuantos días en tenerlos todos  preparados. Cuando lo tengas en tu poder, tómate tu tiempo para compararlos y analizarlos a fondo. Y si tienes dudas sobre ellos y tienes que hacer preguntas a las empresas, no te cortes.

Cuando estés en plena tarea de comparar presupuestos, fíjate en los pequeños detalles que las empresas hayan destacado. Es en este punto en el que todas intentan demostrar el valor añadido que pueden ofrecerte. Un mejor precio en alicatado, mejores materiales y aislamientos en instalaciones eléctricas, etc. son solo algunos de los aspectos que puede que inclinen la balanza hacia uno u otro lado a la hora de decidirte. Porque el coste total de la reforma, aunque tiene mucho peso sin duda en la decisión final, no es lo único a valorar. Además ten en cuenta que lo que estás buscando es un presupuesto de reforma para tu vivienda, ¿no crees que deberías darle más importancia a las calidades y el valor añadido que al precio? Todos sabemos que existen muchas formas de hacer los trabajos y muchas calidades diferentes, a menor calidad, menor precio. Cuidado con esto. Tu casa es para toda la vida. 

Este tipo de detalles también deben pesar en la elección de un presupuesto. Ni que decir tiene que, si a pesar de haberlo solicitado, alguna empresa presenta un presupuesto que no esté detallado o que no tiene en cuenta tus deseos, no deberías ni siquiera valorarlo a la hora de comparar presupuestos. Implica que no están dispuestos a salirse de su guión para satisfacer al cliente. Y eso puede incidir negativamente en los resultados de la reforma.

Por el contrario, si una empresa sigue tus indicaciones e intenta darte todos los detalles posibles para que comparar presupuestos te resulte más sencillo, debes prestarle atención. Su actitud quiere decir que son más flexibles y tratan de satisfacer al cliente. En Reformadísimo siempre elaboramos nuestros presupuestos de manera detallada. Partiendo de los planos, consignamos todos los detalles sobre mediciones, materiales, etc. Y siempre presupuestamos en función de todos los trabajos a realizar en la reforma. Así, los dueños de la vivienda a reformar tienen ante sí toda la información que necesitan a la hora de comprar presupuestos.

Además, como sabemos que es muy complicado comparar, a pesar de que lo estés haciendo sobre presupuestos detallados, ya que cada empresa lo detalla según su forma de trabajar, en REFORMADISIMO nos ofrecemos para compararte los presupuestos si tienes dudas, lo haremos sin ningún compromiso. 

CONCLUSIÓN

A modo de resumen los puntos a tener en cuenta son:

  • Comparar empresas similares que puedan ofrecer más o menos los mismos servicios o valor añadido.
  • Pedir presupuestos completamente detallados por partidas, unidades, metros lineales o metros cuadrados
  • Revisar que todos los presupuestos contienen los mismos conceptos y si no es así, cuidado a la hora de compararlos.
  • Comprobar muy bien las calidades y las mediciones, esto hace que los presupuestos varíen en un porcentaje importante.
  • Analizar además del presupuesto el valor añadido de cada empresa y la confianza que ofrecen.
  • Conocer bien el equipo que estará detrás de la reforma, el soporte que ofrecen y el servicio postventa.
Publicado el en Consejos, Reformas Deja un comentario

Sobre el Autor

Reformadisimo

Una empresa de Reformas seria y profesional con una clara orientación de servicio al cliente. Reformadísimo cuenta con todos los medios técnicos y las medidas de seguridad, así como con un equipo de profesionales altamente cualificados que desempeñan todos los oficios de la construcción. Contamos con un Departamento Técnico compuesto por Arquitectos, Aparejadores, Ingenieros e Interioristas. Gracias nuestra experiencia y volumen podemos ofrecer la mejor relación calidad-precio del mercado.

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies