Este año, y gracias a nuestras ideas, podrás dar la bienvenida al frío con una decoración para invierno que logrará hacer de tu hogar un lugar mucho más cálido. Si eres de esas personas a las que le gusta decorar su casa según la estación del año, no te pierdas estos consejos. Este invierno lograrás dar un toque fresco y renovado al frío invierno gracias a estos tips sobre decoración. ¡Toma nota!

Ideas sobre decoración para invierno

El invierno está a la vuelta de la esquina. El frío no se va a hacer esperar, por lo que muchos ya están pensando en cómo acondicionar su casa para darle un buen recibimiento. A continuación, vamos a mostrarte una serie de consejos que te ayudarán a hacer de tu vivienda mucho más acogedora y cálida. No importa que afuera esté nevando. Dentro de tu casa podrás encontrar todo el calor que tu familia necesita. ¿Cómo? Presta atención. 

1.- La elección de los colores

La mayoría de las personas piensan que al ser invierno tienen que vestir su casa con colores fríos. Esto no es necesariamente así. No tengas miedo a decorar tu casa con colores fuertes como el cereza, el ladrillo o el verde manzana. Por el contrario, si te gustan los colores fríos tales como el gris o el azul, no dudes en usarlos. Hazlo siempre combinados con colores más brillantes a fin de conseguir un contraste llamativo. No te asustes. No vas a necesitar cambiar la pintura de las paredes. Basta con introducir estos colores en accesorios como, por ejemplo, cojines, alfombras, jarrones, cortinas, etc. 

No te olvides además de incluir estampados invernales a todos estos objeto como, por ejemplo, bosques nevados, ilustraciones de ciervos, paisajes de montaña, etc. 

2.- Qué tejidos debo utilizar

El invierno es una estación que se presta al uso de tejidos naturales. Para dar más calor a cualquier estancia como, por ejemplo, el salón te recomendamos que uses cojines de terciopelo, cortinas gruesas que arrastren por el suelo combinadas con ligeros visillos que dejen paso a la luz natural, alfombras de pelo largo, mantas a la vista en un cesto de mimbre junto al sofá, etc. Una buena idea es hacerte con una manta XXL. Están muy de moda y son perfectas para colocar tanto en una habitación, como en un despacho, así como en una sala de estar. Por último, puedes aprender a sacar partido a la superposición de tejidos como tip de decoración para invierno. Mezcla texturas y tejidos unos sobre otros para dar más calidez a un dormitorio. 

En definitiva, una alfombra grande te permitirá andar descalzo por la habitación, unos cojines de lana o terciopelo te invitarán a hundirte en el sofá durante los días más fríos y unas buenas cortinas protegerán las ventanas para asegurarte más confort dentro de tu casa. 

3.- Objetos decorativos para decoración de invierno

Los objetos decorativos se pueden cambiar de una estación a otra. Apuesta por los adornos naturales en madera, así como las flores secas y las velas. Deja que los libros de tus estanterías queden a la vista y completa sus espacios libres con fotos de familia. El resultado es una estancia cálida que invita a la tranquilidad. Si siempre te ha gustado la decoración recargada has de saber que el invierno se presta a llenar cualquier espacio vacío con elementos decorativos. Si tienes la suerte de poder disfrutar de una chimenea en casa, no te olvides de dotarla de mayor protagonismo con objetos decorativos. 

Es importante además, que a la hora de decorar tu casa en invierno no subestimes el poder de la vista ni el olfato. Deja el juego de café o té donde todo el mundo lo pueda ver y prepara un aromático café para tus visitas. Un truco que no falla para que todos entréis en calor. 

Finalmente, no te olvides de las plantas. Son perfectas para cualquier época del año, pero en invierno logran dar mayor vida a tu hogar. Combina plantas propias de la estación invernal (tulipanes, camelias, pinos pequeños…) y flores para llenar de color cualquier estancia de la vivienda. 

4.- ¿Qué hacemos con los muebles?

Lógicamente no es necesario que cambies el mobiliario de tu casa. Lo que sí puedes hacer es completarlo con muebles auxiliares como, por ejemplo, una butaca, una mecedora, mesitas auxiliares, lámparas de pie, puffs, cestos de mimbre, sillas tapizadas, cabeceros tapizados, etc. 

Un consejo muy sencillo, pero que funciona es cambiar la funda al sofá. Con este simple gesto el gran protagonista de tu salón verá su imagen renovada. Elige un tejido cálido en tonos pastel para darle más amplitud al espacio. Unos buenos cojines, una manta suave y listo. Lo mismo sucede con el dormitorio. El simple hecho de cambiar tu ropa de cama otorgará mayor calidez al cuarto. Opta por los tejidos que mantengan el calor como, por ejemplo, un buen nórdico de franela que haga a su vez de colcha. 

5.- La importancia de una buena iluminación

Durante el día deja que la luz natural inunde toda tu casa. Es más, si tienes la suerte de poder disfrutar de un buen paisaje nevado ¡abre las cortinas! Una vez llegada la noche, lo más adecuado es tener a tu disposición diferentes puntos de luz artificial. El invierno se presta más al uso de focos cálidos (luz amarilla). Una luz cálida se puede elegir teniendo en cuenta su temperatura de color. En este caso, deberías escoger aquella cuya temperatura de color sea de 1.800K. Por último, no te olvides de encender algunas velas por la casa. No solo aportan un toque mágico, sino que además brindan calidez y aroma a las diferentes estancias. 

Cómo decorar tu casa según el estilo nórdico

Sin duda, el estilo nórdico es uno de los más populares en cuanto a decoración de invierno se refiere. Su estrellato en el mundo del interiorismo se debe a base funcional, natural, bella y, sobre todo, sencilla. Por este motivo, vamos a mostrarte cómo decorar tu hogar este invierno siguiendo los criterios del estilo nórdico. Toma nota. 

Este es un estilo de decoración para invierno en el que la naturaleza es la verdadera protagonista. No es de extrañar entonces que a la hora de elegir tanto los materiales como los tejidos nos decantemos por aquellos como, la madera, el mimbre, la lana, el lino o el algodón. 

El objetivo del estilo nórdico no es otro que crear espacios interiores más cálidos y acogedores, al tiempo que se potencia al máximo el aprovechamiento de la poca luz disponible durante esta estación del año. Esta es una de las razones por las que el uso del color blanco es tan habitual. Y es que la iluminación en las casas escandinavas es pura fuente de vida, si tenemos en cuenta que tan solo disponen de 7 horas de luz solar al día. 

El color blanco aporta luminosidad a los espacios más sombríos. Úsalo en las cortinas, las mantas, las colchas, los manteles, etc. No todo el espacio tiene que estar invadido por este color. También lo puedes combinar con tonos naturales cercanos a la naturaleza. Por ejemplo, los colores tierra, los tonos verdes, así como los grises.  

Para dotar de calidez y confort a cualquier estancia de la casa cubre el sofá y las camas con mantas y colchas hechas en tejidos suaves como la lana, el lino o el algodón. Eso sí. No te olvides de los cojines y las alfombras. Todo ello, formará un conjunto decorativo que logrará contrastar con el protagonismo del color blanco. Todos estos complementos pueden tener también un estilo étnico. Y es que los interiores escandinavos se prestan cada vez más a detalles más propios de la decoración boho chic. 

Por último, puedes llenar tu casa con objetos y muebles auxiliares hechos en madera, mimbre y rattán. El estilo nórdico de la decoración para invierno apuesta siempre por las maderas de pino, haya, roble o arce. Estas maderas se muestran en su color natural o, en su defecto, en tonalidades claras como el beige, el blanco o los tonos pastel. Por otro lado, el mimbre y el rattán están irrumpiendo con mucha fuerza también dentro de este estilo decorativo. Son fibras 100% naturales que combinan a la perfección con la madera y que aportan calidez a los ambientes. Algunas personas prefieren elegir tonos más oscuros en estos accesorios, con el fin de poner un toque de color. Todo es cuestión de gustos. 

Si al final optas por este estilo has de saber que el minimalismo es parte de él. Huye de los espacios demasiado recargados y cumple con la máxima de “menos es más”. 

Mi baño es demasiado frío

El cuarto de baño es una de las estancias donde más notamos el frío del invierno. Si quieres disfrutar este año de baño cálido y acogedor nosotros tenemos la solución. ¿Estás preparado?

  • Alfombras en el baño ¿por qué no?: se tiende a pensar que las alfombras son solo propias del salón o las habitaciones. Sin embargo, por el suelo del baño se pierde mucho calor, con una diferencia de hasta 10º entre la estación del verano y la del invierno. Entonces, ¿por qué íbamos a aprovechar las ventajas de una buena alfombra? Apuesta por las alfombras grandes y mullidas de pelo largo, así como por las texturas aterciopeladas. Estas no solo te aislarán del frío sino que además acolcharán tu pisada. 
  • Toalleros secantes: cada vez son más los baños que cuentan con estos radiadores toalleros mediante los cuales tus toallas siempre estarán secas. Pero no solo eso. Su calor ayudará también a crear un clima mucho más acogedor dentro tu cuarto de baño. Deja tus toallas a la vista y la sensación de calidez será aún mayor. 
  • Objetos decorativos naturales: el baño también es un espacio que se puede decorar con diferentes accesorios. Da más calor a esta estancia colocando una cesta de mimbre para la ropa sucia, una estantería de madera, plantas naturales de tamaño pequeño y velas. Estas últimas habrán de estar colocadas de manera estratégica y en zonas donde necesitas una luz más cálida. Por último, puedes colocar tarros de sales de baño aromáticas con flores que, sin duda, invitarán a la relajación. 
  • El papel de los espejos: los espejos no sólo son imprescindibles para nosotros dentro de un baño, sino también como parte de la decoración. Es importante que sepas que los espejos redondos y ovalados son los más recomendados para romper con la frialdad de un baño. Por el contrario, los espejos grandes y de líneas rectas consiguen el efecto contrario. Juega con los tamaños y verás cómo tu baño se transforma. 
  • ¿Qué hago con las paredes?: no hace falta que pintes tu baño para darle mayor calidez. Siempre puedes llenar tus paredes con cuadros que soporten la humedad y den un toque elegante a esta estancia. Una idea muy original es colgar marcos de madera vacíos por la pared. De esta forma, dejarán de parecer desnudas. 

Decoración para invierno también en la terraza

Si tu casa tiene terraza también puedes decorarla en base a la estación del año. El frío propio de los meses de invierno no debe obligarte a renunciar de este espacio. Estos son algunos consejos para hacer de tu terraza un lugar más cálido y confortable:

  1. Decora tu terraza reciclando palets: con esta idea no solo conseguirás una decoración low cost, sino que además aportarás más calor a este lugar por medio del uso de la madera. 
  2. Coloca muchos cojines y mantas: si estos accesorios son importantes en el interior de la casa imagínate fuera de ella. Gracias a textiles cálidos podrás disfrutar de tardes en tu terraza ante una humeante taza de chocolate. 
  3. Faroles y velas: no hay nada como la luz cálida para dotar de mayor atractivo a tu terraza. Opta por faroles rústicos acompañados por grandes velas para lograr un efecto más acogedor. 
  4. Estufas para exterior: hoy día, cuentas con la opción de elegir entre diferentes estilos de estufas para terrazas. Rústicas, de estilo industrial, modernas, etc. 

No lo pienses más. Es hora de dar la bienvenida al invierno con una nueva imagen. Ponte en contacto con nosotros para un asesoramiento profesional. 

Contenido validado por María Luisa De La Rubia
Socia Fundadora en Reformadisimo
Abrir chat