Una vivienda no solamente tiene que ser funcional y bonita. Además, debería ser segura. Pero cuando hablamos de la seguridad de tu casa estamos hablando de mucho más que de protegerla de robos. Se considera que un inmueble es seguro cuando es difícil entrar en él, pero también cuando es resistente ante posibles inclemencias o accidentes. Hoy queremos mostrarte cómo hacer más segura tu vivienda.

Consejos para aumentar la seguridad de tu casa

La palabra hogar encierra en sí misma conceptos tales como comodidad, bienestar y tranquilidad. Para mejorar la seguridad de tu casa es necesario tener en cuenta una serie de pautas, tanto en el momento de su construcción como a la hora de instalar determinados complementos.

Todos sabemos que cuando vamos a pasar una temporada fuera de casa es fundamental cerrar puertas y ventanas. Pero ¿sabes cómo proteger tu hogar de un incendio?

Protección de tu casa frente a incendios

Un fuego olvidado en la cocina, un cortocircuito, una tormenta… Un incendio es un accidente que se puede prevenir, pero del cual solo tendrías dos minutos para escapar. Por este motivo, cuando hablamos de incendios en viviendas la clave está en su prevención y detección a tiempo. A continuación, te mostramos una lista de consejos gracias a los cuales estarías previniendo un incendio:

  • Mantén las estufas eléctricas y los calentadores de gas alejados de cortinas, tapicerías, cojines, ropa, etc. La distancia mínima recomendable es de al menos un metro de distancia.

  • Nunca dejes velas encendidas sin vigilar en ningún rincón de la casa y, mucho menos, mientras duermes. Lo mismo sucede con sartenes con aceite en la cocina.

  • No sobrecargues los enchufes con regletas múltiples, en especial con aparatos de alto consumo.

  • No trates de reparar la instalación eléctrica o del gas sin saber lo que haces.

  • No uses los aparatos eléctricos en mal estado.

  • Guarda los materiales inflamables lejos de las fuentes de calor.

  • Evita fumar en la cama.

Medidas de prevención contra incendios

Como hemos dicho anteriormente, la prevención es la clave para evitar incendios y mejorar así la seguridad de tu casa. En este sentido, la instalación de sistemas de detección de incendios es la mejor forma de evitar un buen susto. Por ejemplo, en países como Francia, Alemania o Estados Unidos es obligatorio la instalación de estos sistemas en las viviendas. Y es que las alarmas o detectores de humo funcionan incluso cuando usted no percibe el peligro.

Las medidas de prevención contra incendios son:

  • Instalar alarmas o detectores de humo cerca de los dormitorios, pasillos, cocina y garaje.

  • Cambiar las pilas de estos sistemas contra incendios de manera regular.

  • Probar su correcto funcionamiento al menos una vez al mes.

  • Mantener la parte superior de las alarmas limpias de polvo.

Otro de los sistemas contra incendios que no debería faltar en ningún hogar son los extintores. Las recomendaciones de uso de estos “matafuegos” son:

  • Colocar al menos un extintor en cada piso de la casa.

  • Asegurarse de que existe al menos un extintor en la cocina y otro en el garaje.

  • Aprender a usar correctamente los extintores para poder actuar rápidamente ante una emergencia.

Materiales de construcción para prevenir incendios

Una de las mejores maneras de mejorar la seguridad de tu casa es por medio del uso de materiales de construcción de calidad. Prevenir un incendio desde la construcción de una vivienda es posible gracias a materiales como:

Concreto

El concreto es uno de los materiales de construcción más utilizados. Es incombustible y posee una alta resistencia al fuego. Además, posee una baja conductividad térmica, por lo que no se sobrecalienta. El concreto, de hecho, es bastante más resistente al fuego que el acero, por lo que también se utiliza para envolver el acero y protegerlo del calor o las llamas. El concreto es un material que se compone de cemento y agregados. Esto se traduce en que no todos los concretos son iguales y dependen del tipo de agregados que contengan. Es decir, sus propiedades ignífugas varían según la calidad de sus componentes. Uno de los usos principales del concreto es para la construcción de techos resistentes al fuego. No hay que olvidar que un techo incombustible es fundamental en la prevención contra incendios.

Estuco

El estuco es un yeso que se ha utilizado para la construcción, así como para la elaboración de objetos artísticos desde hace siglos. El estuco moderno, hecho con cemento Portland, cal y arena es un material duradero y muy resistente al fuego. Su composición está formada por dos o tres capas de malla metálica y una capa de estuco de un mínimo de 3 cm. La utilización de este material es recomendada para la protección de los aleros de techo muy peligrosos en caso de incendio.

Yeso

Muchos de los materiales de construcción requieren de un revestimiento de yeso subyacente que permita una buena resistencia frente al fuego. De hecho, el yeso natural es el acabado interior resistente al fuego más utilizado en la construcción de viviendas. Una placa de yeso está específicamente tratada con aditivos que mejoran aún sus cualidades ignífugas, ya que se quema más lentamente evitando la propagación del fuego.

Ladrillo

El ladrillo es uno de los materiales más usados en el sector de la construcción. Su resistencia y durabilidad lo hacen perfecto para hacer de tu hogar un lugar seguro. Y es que el ladrillo es resistente al fuego por naturaleza. Ten en cuenta que los ladrillos se elaboran en un horno. Una pared de ladrillos, por ejemplo, dependiendo de su grosor, puede llegar a aguantar de 1 hora a 4 horas de resistencia al fuego. Ya lo dijo el escritor Jon Scieszka, el autor del cuento de los tres cerditos, el ladrillo es el mejor material para mantener tu casa en pie.

Madera

Es probable que ahora mismo tu cara haya cambiado su expresión al leer la madera como uno de los materiales de construcción contra incendios. Lo cierto es que no existe ningún material que resista 100% al fuego. Lo que medimos a la hora de edificar un inmueble es la capacidad de resistencia del material ante un incendio. Y, en este sentido, la madera se puede considerar como un material combustible de baja conductividad térmica. Esto significa que posee un avance de carbonización lento de 0.6 mm/min.

En este sentido, se puede decir que la madera es tan segura como el resto de materiales resistentes al fuego conocidos. Y es que la madera brinda una alta resistencia a la penetración del fuego a causa de su escasa conductividad, así como a su capacidad natural para la formación de una capa carbonizada en la parte superior que permite mantener sus propiedades físicas y estructurales intactas durante más tiempo.

Medidas de prevención contra inundaciones

El agua es otra de las principales causas de daños en el hogar. Bien sea por imprudencias o bien por accidentes climatológicos. Para evitar que una inundación estropee tu casa, lo más recomendable es:

  • Mantener el tejado de la vivienda limpio y bien impermeabilizado.

  • Instalar puertas con una protección que no deje pasar el agua entre el suelo y la misma.

  • Evitar las humedades por medio de un adecuado mantenimiento de techo y paredes. Si aparece una mancha de humedad lo más adecuado es actuar lo más rápidamente posible consultando con un profesional que te ayude a solucionar el problema.

  • Revisar de forma periódica canalones y desagües.

  • Cerrar los grifos después de usarlos y nunca dejar una bañera llenándose de agua sin supervisión alguna.

  • No dejar la lavadora o el lavavajillas funcionando si te vas a marchar de casa.

  • Comprobar que la cisterna del baño no pierda agua.

  • En caso de tormenta o fuertes lluvias, cerrar todas las puertas y ventanas de la vivienda.

Materiales de construcción impermeables

Para mejorar la seguridad de tu casa es importante que los materiales que utilices para su reforma sean, además de incombustibles, impermeables. Para ello, es necesario el uso de materiales de baja porosidad, con el fin de evitar la posibilidad de filtraciones de agua a través de ellos. Por lo general, la impermeabilidad de una casa se logra a través del uso de productos que se añaden a estos materiales. Los más utilizados son:

  • Impermeabilizantes acrílicos: están fabricados a base de resinas y se usan para cubrir grietas y fisuras sobresalientes. Su duración es de 3 a 10 años, dependiendo de la calidad de los mismos.

  • Impermeabilizantes asfálticos: este es un material de color negro elaborado de asfaltos, fibras naturales y rellenos minerales. Se utiliza para la impermeabilización de muros de contención, tejados, terrazas, etc.

  • Impermeabilizantes cementosos: estamos ante una clase de impermeabilizante que se usa principalmente para elementos de concreto u hormigón como, por ejemplo, paredes. Son perfectos para aquellas cimentaciones que se encuentran directamente en contacto con el agua (cisternas, depósitos, piscinas, etc).

  • Pinturas impermeabilizantes: protegen fachadas, paredes, cubiertas y techos de filtraciones, fugas de agua y humedades.

Si estás pensando en mejorar la seguridad de tu casa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Somos especialistas en la reforma parcial o total de toda clase de viviendas.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat