Cuando las lluvias azotan fuerte, los edificios, entre los que se incluyen las viviendas individuales tanto como los bloques de pisos, corren el riesgo de sufrir infiltraciones que, de no resolverse a tiempo, podrían causar daños permanentes en su estructura. En este sentido, es importante saber cómo impermeabilizar una terraza a tiempo. Por este motivo, desde Reformadísimo queremos mostrarte todo lo que necesitas saber para llevar a cabo este trabajo, que aportará más seguridad y confort a tu vivienda. 

Razones para impermeabilizar una terraza

¿Por qué es necesario impermeabilizar una terraza? Como decíamos, una terraza mal aislada puede producir infiltraciones hacia el edificio. Si no quieres tener problemas en tu vivienda, o ser la causa de ellos en las casas de tus vecinos, es fundamental que protejas tu terraza de las inclemencias del tiempo. La humedad, la lluvia, la cercanía con el mar, las zonas altas de montaña e incluso el exceso de sol pueden afectar a la impermeabilidad de tu terraza. 

Otro motivo para llevar a cabo este tipo de trabajo es el ahorro de energía. Cuando en una casa existen humedades o goteras, la sensación de frío o calor se ve alterada. Esto implica un mayor gasto energético a final de mes. Asimismo, las filtraciones de agua suelen generar problemas de formación de hongos y aparición de insectos. Motivos suficientes para plantearse la necesidad de impermeabilizar la terraza. 

Por último, no debemos olvidar que las filtraciones de agua hacia una casa pueden poner en peligro no solo su estructura, sino también otros bienes materiales. Por todas estas razones, en Reformadísimo siempre aconsejamos impermeabilizar la terraza. ¿Cómo? Siguiendo estos consejos. 

Cómo impermeabilizar una terraza

En las casas o edificios con problemas de humedad es importante verificar antes el origen de la infiltración de agua. Si nos centramos en la parte superior, bien sea terraza, azotea o cubierta, tenemos que tener en cuenta varias clases de humedades: por filtración, por condensación o de tipo accidental en canalones, bajantes y sumideros. 

Por otro lado, si queremos impermeabilizar una terraza de manera adecuada es necesario además prestar especial atención a los materiales que vamos a utilizar. Para ello, vamos a tener en cuenta los diferentes tipos de sistemas de impermeabilización de cubiertas que existen. 

Sistemas asfálticos

Las telas asfálticas son las reinas de esta clase de sistema de impermeabilización. Esta tela se presenta en un rollo negro que ha sido fabricado a base de oxiasfalto y fibra de vidrio. Para su colocación, es necesario extender toda la tela asfáltica por la superficie a cubrir, de manera que no queden burbujas ni huecos por los que se pueda colar el agua. Esta clase de material se puede colocar incluso encima de las baldosas. En definitiva, los impermeabilizantes asfálticos pueden ser preformados o líquidos, para aplicar en frío o en caliente sobre todo tipo de superficies. Esto implica una instalación sencilla sin necesidad de excesiva mano de obra y a costes bajos. 

Sistemas poliméricos

Estos sistemas se presentan de diferentes formas. Bien mediante membranas preformadas, revestimientos líquidos en forma de pintura o revestimientos epóxicos. Esta clase de impermeabilizantes pueden ser de origen natural, sintético, inorgánico u orgánico. De esta manera nos podemos encontrar con materiales, tales como:

  • Membrana de poliuretano líquido: una especie de pintura que, tras su aplicación, crea una capa sólida que impide el paso de la humedad. Un producto muy recomendado para impermeabilizar terrazas con superficie irregular o muchas esquinas. 
  • Pintura de caucho impermeable: este es un material de similar aplicación al anterior. Su aplicación solo es recomendada para terrazas de uso esporádico, ya que su superficie no es tan resistente como la de la membrana de poliuretano. 
  • Membrana impermeabilizante EPDM: este producto es perfecto para impermeabilizar grandes superficies. Su resultado es una cobertura sin juntas disponible en varios espesores. Un material muy recomendado debido a su gran resistencia. 

Sistemas a base de minerales

Estos sistemas de impermeabilización son bastante variados y su uso depende principalmente del grado de necesidad que requiera la obra en sí. Los sistemas de impermeabilización de terrazas a base de minerales pueden ser:

  • Cementicios (rígidos o flexibles).
  • Bentónicos (mantas con GEO/GEO o mantas con GEO/HDPE). 
  • Cristalizadores.  

Este tipo de materiales solo se utilizan en situaciones muy específicas. Por ejemplo, los cristalizadores y los bentónicos no se pueden usar como terminaciones de cubierta. 

Pasos a seguir para impermeabilizar una terraza

Ya conocemos los diferentes tipos de materiales que se pueden utilizar para impermeabilizar una terraza. Ahora es momento de saber qué pasos debemos seguir para llevar a cabo esta obra. La mejor época del año para realizar esta clase de trabajos es el verano, ya que las condiciones meteorológicas son mucho más favorables. Lo primero de todo es revisar una serie de puntos antes de impermeabilizar la cubierta. Para ello, debemos barrer y limpiar bien toda la superficie. De lo contrario, la suciedad impedirá que el material impermeable se adhiera correctamente. A continuación, es importante revisar si existen zonas con fisuras o grietas donde se acumule el agua o si los sumideros están obstruidos por la suciedad. Seguidamente, debemos eliminar todas las irregularidades presentes en la cubierta y cubrir los elementos metálicos o agujeros de las instalaciones. Por último, es importante revisar todos los bordes, esquinas, bajantes, desagües y juntas de baldosas para proceder a su impermeabilización.

Es necesario decir que los trabajos de impermeabilización de una terraza dependerán directamente del material elegido. Es decir, no se coloca igual una tela asfáltica que se aplica una pintura de caucho impermeable. Como la colocación de la tela asfáltica es lo más habitual en este sentido, vamos a ver cuál es su procedimiento. 

Colocación de tela asfáltica para impermeabilizar terraza

Con una hidrolimpiadora nos aseguramos de eliminar bien toda la suciedad de la cubierta. A continuación, aplicamos un soplete por la cara interna de la tela, a medida que vamos desenrollándola contra el suelo. En este proceso es sumamente importante extender bien la tela asfáltica para que no queden bolsas de aire por debajo. La soldadura entre los solapes han de tener unos 10 cm de ancho para que sean eficaces. 

Si necesitas impermeabilizar una terraza dentro de una reforma integral que quieras hacer en tu vivienda no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Elaboraremos para ti un presupuesto sin compromiso.  

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat