El trabajo en remoto ha venido para quedarse. La situación provocada por las restricciones a las que llevó la pandemia, que enviaron a sus casas a teletrabajar a cientos de miles de trabajadores el año pasado, hizo que muchas empresas se hayan planteado si realmente es necesario que todos sus trabajadores, salvo excepciones, acudan a sus oficinas a trabajar todos los días. La experiencia, en general y tras unos primeros días de caos por los cambios acelerados, ha sido positiva. Tanto, que cuando a muchas empresas les va tocando comenzar a retomar la normalidad, han decidido hacer cambios. En muchos casos ya no es necesario que sus trabajadores estén todos los días en la oficina. O han decidido que no es necesario que estén en ella en absoluto. En cualquiera de los dos casos, se hace imprescindible contar con una zona de teletrabajo en casa.

Hasta ahora, muchos se han apañado trabajando en la mesa del salón, en un rincón del sofá o en una zona de trabajo improvisado en el dormitorio. Pero como van a seguir teniendo, ya de forma más definitiva, la posibilidad de trabajar desde casa, es hora de pensar en un puesto de trabajo permanente. En un espacio desde donde trabajar, con todo lo necesario y correctamente equipado. Es hora de montar una zona de teletrabajo en tu casa, y su creación es una de las tendencias en reformas para este 2021. Pero ¿cómo hacerlo? ¿Por dónde empezar? Te lo mostramos.

Busca el espacio perfecto para una zona de teletrabajo

Lo primero que tienes que hacer para diseñar y preparar tu zona de teletrabajo es tomar una serie de medidas previas:

1  – Para empezar tienes que decidir en qué espacio lo vas a situar. Si tienes una habitación libre para destinar a despacho cuenta con la mejor opción posible para preparar un despacho en casa. Tendrás, no solo una estancia diferenciada del resto de la casa. También un espacio tranquilo en el que no sufrirás ningún tipo de molestia. En caso de no poder contar con un espacio independiente para trabajar, deberás buscar una zona lo más amplia posible para ello.

2 – Valora también si vas a estar solo o no en casa en tu horario de trabajo.  Esto, que puede parecer intrascendente, no lo es tanto. Puede influir no solo en el espacio que dedicas a trabajo. También en el tipo de mobiliario de oficina que necesitarás. Lo mismo que si tienes o no niños pequeños en casa. En caso de tenerlos, también tendrás que tener en consideración la necesidad de guardar a buen recaudo toda la información. Aparte de eso, será necesario que optes por muebles más resistentes.

3 – Ten en cuenta que la zona perfecta para desempeñar tu trabajo en casa tiene que recibir la mayor cantidad de iluminación natural posible. Por tanto, busca un espacio cerca de ventanas.

4 – A ser posible también tienes que elegir un espacio aparte de donde vayan a llevarse a cabo otras tareas. También el descanso. Por eso no es una buena idea trabajar desde el sofá. Ni desde la mesa del comedor. Sobre todo, si se utiliza para comer. En este caso, además, será necesario que andes quitando y poniendo tanto el ordenador como tus materiales de trabajo. Y es probable que el espacio destinado a guardarlo todo esté aparte. Es otro de los motivos que hace que sea más que aconsejable contar con una zona dedicada exclusivamente al trabajo.

Estudia la zona para el teletrabajo en casa

Cuando hayas decidido en qué punto de la vivienda vas a situar tu zona de teletrabajo en casa, toca estudiarla para sacarle el máximo partido.

5 – Si se trata de una habitación, con más espacio, localiza una zona con luz indirecta para situar el ordenador. Lo ideal es que la fuente de luz directa te dé de lado cuando estés sentado frente a él. Esto hace aconsejable no colocarlo bajo una ventana. Ni a su nivel, porque entonces el equipo bloquearía la entrada de luz a la habitación. Tampoco es recomendable que sitúes el espacio para el teletrabajo en casa justo en el punto opuesto a ella.

6 – Asegúrate también de disponer de suficiente espacio para guardar herramientas de trabajo, desde bolígrafos a carpetas y folios. Cajonera, estanterías y una mesa de trabajo con espacio para guardar pequeños objetos serán tus principales aliados para tenerlo todo organizado y recogido.

7 – Casi con total probabilidad tendrás que contar con una impresora o equipo multifunción. Así que asegúrate de que cuentas con espacio suficiente para poder colocar en él un soporte adecuado independiente de la mesa de trabajo. Esto implica no solo que el soporte quepa sin estrecheces. También tienes que tener espacio suficiente para poder moverte delante de él, y en muchos casos a los lados.

La elección del mobiliario

Par poder teletrabajar en casa, contar con el mobiliario adecuado es imprescindible. Para ello, tendrás que contar, como mínimo, con una mesa y una silla de oficina. También con estantes y espacio de almacenamiento, como hemos mencionado. Pero como mínimo con mesa y silla adecuadas.

8 – La mesa de trabajo tiene que ser de uso exclusivo para este menester. Para asegurarte que es la adecuada, mide el espacio donde la colocarás antes de elegir mesa. Porque puede que te encuentres con la desagradable sorpresa de que una vez comprada, no te cabe. No solo eso, ten también en cuenta que vas a utilizarla con una silla de oficina, que generalmente será más grande que una convencional, de las que se usan para mobiliario doméstico. Debe quedar colocada de manera que puedas maniobrar con la silla después.

9 – A ser posible, la mesa debe tener la altura suficiente para que, una vez termines de trabajar, la silla pueda meterse debajo. Para ello, una vez tengas la mesa montada mide la altura del suelo a la parte inferior del tablero que hay justo sobre el espacio para las piernas. Será el alto que puede tener el asiento o brazos de la silla. En caso de que la mesa sea un tablero con patas regulables en altura, verás que en la parte inferior de cada una hay un mecanismo que, simulando que aprietas o aflojas un tornillo, puedes hacer que la mesa tenga más o menos altura. Puede ser un salvavidas si la silla es finalmente más alta de lo que pensabas.

10 – Si el espacio de trabajo de que dispones es finalmente un rincón del salón, no te preocupes por el espacio de almacenamiento ni por el que tendrás disponible como mesa de trabajo. Afortunadamente, la pujanza del teletrabajo ha hecho que en el mercado haya soluciones de almacenamiento incluso para espacios pequeños. También para aprovechar al máximo las zonas de teletrabajo en casa que no pasan de ser un rincón. Solo tienes que tener claras las medidas del espacio para poder hacerte con uno de estos muebles, o si lo prefieres, encargarlo a medida a un profesional de confianza.

11 – Para espacios de teletrabajo en casa situados en esquinas elige muebles de tipo rinconera que simulan armarios esquineros. Estos suelen tener puertas correderas que, al desplegarlas a modo de persiana, esconden un escritorio en su interior. En este caso cuentan con una mesa extensible que puede abrirse para colocar el ordenador o escribir sobre ella. Después, cuando se deja de utilizar, se puede recoger de nuevo. En estos muebles no faltan las estanterías ni el espacio de almacenamiento.

12 – La silla de trabajo, como hemos mencionado, debe ser de oficina. Las más cómodas y prácticas, además de ser regulables en altura, cuentan con un respaldo con refuerzo lumbar y lo bastante alto para que llegue a la altura de la cabeza. Así podrás recostarla en ocasiones. Además, toda la espalda quedará apoyada en él. Pueden ser con o sin brazos, a tu elección en función de cómo estés más cómodo. No obstante, lo más recomendable es que tengan brazos, para adquirir una postura mejor. Además, debe tener ruedas para facilitar las maniobras con ella.

Enchufes e iluminación

Aunque hemos hablado de la luz natural antes, para trabajar también es necesario en la mayoría de casos contar con luz artificial adecuada. Y vigilar los enchufes.

13- La iluminación artificial es necesaria para poder trabajar con la luz suficiente durante muchas horas del día. Lo mismo sucede en días oscuros, y cuando la luz natural no es suficiente. Para no gastar excesivamente en luz, opta por lámparas con bombillas LED. Y si necesitas un punto de luz cercano, hazte con una lámpara de mesa, esto es, con un flexo, para contar con luz artificial justo sobre el punto en el que trabajas.

14 – El teletrabajo en casa exige contar con enchufes. Con bastantes más de los que seguro tienes disponibles. Hay que contar con uno para el ordenador, otro para el flexo, otro para la impresora y muchas veces necesitarás otro para el cargador del teléfono móvil. Imposible contar con tantos cerca de una mesa. Los alargadores no son la solución, porque los cables que llevan a ellos pueden ocasionar accidentes. Por tanto, hazte con una regleta que te solucione el problema. Con, al menos, cuatro enchufes.

Estos son los principales consejos que puedes seguir para disponer de una zona de teletrabajo en casa. Son bastante sencillos, pero útiles para contar con todas las comodidades necesarias. Así que, si tienes que preparar una zona para trabajar en remoto ¡síguelos para tener un puesto de teletrabajo en casa cómodo y agradable!

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat