Problemas con los vecinos a la hora de hacer una reforma

Problemas con los vecinos a la hora de hacer una reforma

4.6 (92%) 15 votos


Los problemas con los vecinos, por desgracia, pueden ser algo muy común cuando se lleva a cabo una reforma en casa. Este es uno de los hándicaps a tener en cuenta cuando se emprende la reforma en una vivienda. La clave está en tener todos los permisos en regla. También es importante disponer de una excelente mano izquierda, a fin de poner solución a posibles conflictos vecinales. ¿Tienes quejas de tus vecinos por las obras en tu casa? Nosotros te damos las claves para solucionarlos.

Hacer las cosas bien desde el principio

Cuando sabemos que una reforma va a tener lugar en nuestra vivienda es importante que hagamos las cosas bien desde el primer día. ¿Qué es lo primero de todo? Pues es solicitar todos los permisos de obra necesarios para llevar a cabo dicho proyecto. De lo contrario nuestra obra se convertirá en ilegal, con todos los problemas que esto nos puede acarrear.

En este caso, el tipo de permiso que vas a necesitar dependerá de cada Ayuntamiento en particular. También dependerá de la clase de obra que se vaya a ejecutar en tu casa. Por otro lado, también será necesario informar a la Comunidad de vecinos para llevar a cabo la reforma sin problemas.

Es por este motivo, que resulta tan imprescindible tener las cosas bien atadas desde el principio. Aún así, las quejas pueden sucederse a lo largo de la ejecución de todo el proyecto. ¿Cómo podemos afrontar estos problemas con los vecinos?

Problemas con los vecinos más habituales por la Reforma

El 66 % de los españoles reside dentro de una comunidad de vecinos regida por la Ley de Propiedad Horizontal. Esto supone que surjan conflictos y desencuentros vecinales que, en ocasiones, hagan las cosas más complicadas de lo que en realidad son.

Esta situación se ve incluso agravada cuando se inicia una reforma dentro de una vivienda ubicada dentro de una de estas comunidades. Las quejas por ruido, suciedad, desperfectos, etc. son algo bastante habitual. La resolución de estos problemas suele tener un recorrido que pasa por:

  • La figura del presidente de la Comunidad.
  • La junta de vecinos o administrador de la finca.
  • Como último recurso, la propia justicia a manos de un juez.

Vamos a hacer un repaso de los problemas con los vecinos que te pueden surgir en el caso de emprender obras en tu vivienda.

1.- Quejas por ruido

Por todos es sabido que las obras son molestas de por sí. Hay que transportar materiales, realizar trabajos que implican usar herramientas ruidosas como taladros, martillos, radiales, etc. Esto supone que, para tus vecinos, la estancia en su propia casa sea todo un suplicio.

Es de entender que no sea nada cómodo pasar día tras día soportando ruidos. Para que este problema no termine en denuncia te recomendamos que hables primero con tus vecinos. Infórmales de que pronto van a comenzar las obras en tu casa y pídeles disculpas de antemano por las molestias que esto les pueda producir. Por otro lado, evita que los obreros trabajen a horas poco apropiadas. Procura que los trabajos empiecen a partir de las 9 de la mañana y terminen antes de las 6 de la tarde. De esta manera, estarás cumpliendo con una franja horaria bastante respetuosa con el descanso de tus vecinos. La hora de comer también suele ser una hora en la que se deja descansar a los vecinos.

Otra cosa que también te aconsejamos es que de vez en cuando te preocupes por los propietarios más cercanos a tu vivienda. Pregúntales cómo están y pídeles disculpas por si las obras en tu casa están suponiendo una molestia. Ir por la vida con una actitud conciliadora te ahorrará muchos conflictos.

2.- Protestas por la suciedad causada por las obras

Es lógico que al iniciar un proyecto de esta clase se produzca más suciedad de la habitual. El portal, el ascensor y las escaleras se llenan de cemento, tierra y pisadas. Los escombros generan polvo en las ventanas de tus vecinos. ¿Qué hacemos? Pensar en los demás como nos gustaría que pensasen en nosotros.

Procura cubrir el portal de entrada al edificio con papeles o cartones que habrán de ser retirados y cambiados cada cierto tiempo. Los responsables de tu proyecto deberían ser los encargados de dejar las cosas como las encontraron. Habla con tus trabajadores e informales de que la suciedad en las zonas comunes debería ser la mínima posible.

En cuanto a la recogida de escombros ten en cuenta el horario. Si sabes que un día determinado y a una hora en concreto se van a recoger los escombros, avisa a tus vecinos, sobre todo, de las plantas más bajas para que cierren sus ventanas. Este tipo de detalles con tu comunidad vecinal permitirá que los ánimos no estén tan caldeados.

3.- Quejas por desperfectos

Muchas veces no se puede evitar que al arreglar una cosa se estropee otra. Los problemas con los vecinos al hacer obras pasan por la aparición de algún que otro desperfecto.

Para evitar problemas mayores tu obra deberá contar con un seguro que cubra todo este tipo de posibles desperfectos. El seguro de hogar no cubre este tipo de desperfectos, ya que no tienen nada que ver con el uso diario de tu casa. Por este motivo, es necesario que contrates un seguro adicional de construcción u obra que te ayude a subsanar este tipo de situaciones.

Reforma y Vecinos

Volvemos hacer aquí hincapié en el uso de tu mano izquierda. Si se produce un desperfecto en el piso de alguno de tus vecinos, inmediatamente hazte responsable de ello y pide disculpas. No hay nada como reconocer los errores para que sean aceptados. Informa a tu vecino de que se pondrá solución al problema, ya que cuentas con un seguro que cubre todo este tipo de situaciones. Si tus vecinos están informados lo más probable es que se mantengan tranquilos y comprensivos ante esta situación.

4.- Los vecinos impiden obras ya ejecutadas por otros

En ocasiones, la Comunidad de vecinos niega su permiso a realizar proyectos de obra que ya han sido realizados por otros propietarios con anterioridad (cerrar terrazas, instalar aire acondicionado en la fachada, etc). En estos casos, hay que revisar los Estatutos de la Comunidad porque en esta situación pueden pasar dos cosas:

  1. Que los vecinos que hayan ejecutado este tipo de obras lo hayan hecho sin permiso alguno e incumpliendo los Estatutos de la Comunidad.
  2. Que no exista ningún impedimento legal para que tu como propietario puedas llevar a cabo este tipo de obras.

Por ejemplo, en lo referente a la instalación del aire acondicionado la jurisprudencia dicta que habrá que lograr que la mayoría de los vecinos estén de acuerdo en esta obra siempre y cuando no se altere la estética de la fachada ni se produzcan desperfectos. En el caso de que ya existan vecinos con aire acondicionado instalado estas premisas quedan aprobadas de por sí.

Si aún sigue habiendo quejas por la instalación del aire acondicionado deberemos revisar las ordenanzas propias de nuestro Ayuntamiento. En el caso de que se estén incumpliendo, entonces podremos ser nosotros los que demandemos a los vecinos que ya tienen instalado su aire acondicionado en casa y no dejan que nosotros procedamos a hacer lo mismo en nuestra propia vivienda.

Conclusión

Las obras nunca fueron una situación fácil de manejar. Son molestas para nosotros, así como para los demás. Sin embargo, siempre se puede actuar de frente y con las espaldas cubiertas para así evitar problemas con los vecinos.

Lo cierto es que siempre vale más prevenir que curar. Por esta razón, vale más informar a la Comunidad de vecinos de nuestra intención de empezar un proyecto de obra en nuestra casa. También debemos presentar todos los permisos necesarios aprobados para llevarla a cabo.

Finalmente, te aconsejamos que cuentes siempre con una empresa especializada en reformas de viviendas. En Reformadísimo contamos con una amplia experiencia en este tipo de proyectos, por lo que podremos advertirte de las posibles complicaciones vecinales que pueden surgir, así de cómo afrontarlas.

Cuando se vive en una Comunidad de vecinos nadie está a salvo de tener que realizar una pequeña obra dentro de su casa. Por este motivo, es importante que seamos solidarios y empáticos. Porque hoy somos nosotros los que estamos haciendo la obra, pero mañana puede ser otro propietario.

Si estás pensando en llevar a cabo algún tipo de reforma en tu vivienda y te interesaría leer más acerca de estos temas, te invitamos a seguir dentro de nuestra página. Aquí encontrarás todo un mundo relacionado con las reformas integrales y parciales de inmuebles que no te puedes perder.

Y recuerda ante la ejecución de una obra, paciencia, templanza y mano izquierda. Problemas con los vecinos van a surgir, pero nadie dijo que no se pudiesen solucionar con educación y entendimiento. ¡Ánimo!

Publicado el en Consejos, Reformas Deja un comentario

Sobre el Autor

Reformadisimo

Una empresa de Reformas seria y profesional con una clara orientación de servicio al cliente. Reformadísimo cuenta con todos los medios técnicos y las medidas de seguridad, así como con un equipo de profesionales altamente cualificados que desempeñan todos los oficios de la construcción. Contamos con un Departamento Técnico compuesto por Arquitectos, Aparejadores, Ingenieros e Interioristas. Gracias nuestra experiencia y volumen podemos ofrecer la mejor relación calidad-precio del mercado.

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies