Iluminar adecuadamente un espacio es sumamente importante, tanto para sacar partido a su decoración, como para dar mayor calidez al ambiente. Para ello, el uso de la iluminación indirecta es realmente interesante. Veamos algunos consejos para utilizar correctamente esta técnica y sacar el máximo partido a la distribución de las luces en tu casa. 

Qué es la iluminación indirecta

La iluminación indirecta consiste en la ubicación de puntos de luz que se proyectan sobre el techo o la pared, con el fin de iluminar con su reflejo. Por el contrario, la luz directa es aquella que incide directamente sobre la superficie o el espacio que queremos iluminar.  La diferencia entre ambas es que la iluminación indirecta posee una orientación de flujo lumínico mucho más difusa y tenue que la directa. Se puede decir entonces que mientras la luz directa sirve para iluminar, la indirecta se utiliza para ambientar. 

Si nos paramos a pensar en los tipos de espacios a iluminar, veremos que la iluminación directa es propia de estancias que requieren de una mayor cantidad de luz como, por ejemplo, la cocina, el baño, una sala de estudio, etc. Por el contrario, la iluminación indirecta tiene un beneficio mayor en salones, recibidores, dormitorios, etc. 

En definitiva, una buena combinación de ambos tipos de iluminación es clave para dotar a nuestro hogar de la atmósfera que necesita. 

Tipos de fuentes de luz indirecta

Las fuentes de luz o luminarias para la iluminación indirecta son aquellas que tienen un haz más abierto, con el fin de distribuir de manera equilibrada su reflejo. La luz directa por lo general se coloca mediante focos, lámparas o bombillas, mientras que la luz indirecta requiere de luminarias más decorativas, tales como:

  • Tiras de LED en rodapiés, alrededor de los muebles, en cornisas …
  • Focos de luz sobre cuadros.
  • Lámparas fluorescentes, etc.  

Ventajas del uso de la iluminación indirecta en viviendas

Hace unos años, la luz indirecta no entraba a formar parte del proyecto de iluminación de una vivienda. El papel protagonista lo tenía la iluminación directa simplemente. Sin embargo, las cosas han cambiado porque dentro de los hogares no solo se busca una buena iluminación sino también aportar calidez a los ambientes. Estas son algunas ventajas de poner luz indirecta en tu casa:

  1. Mayor amplitud: la iluminación indirecta consigue crear una sensación óptica de mayor espacio. Su reflejo sobre paredes, suelo o techos extiende su haz de luz permitiendo sacar un mayor partido a la estancia. 
  2. Da calor: otra de las ventajas de la luz indirecta es su efecto acogedor. Los ambientes se vuelven más cálidos sin importar el diseño de la decoración. No importa que tengas un piso de lo más moderno o una casa de lo más rústica. Su poder es reflejar las líneas arquitectónicas de la vivienda. 
  3. Uniformidad y constancia: la iluminación indirecta tiene como característica destacable la proyección de una luz perfecta y sin sombras. Esto permite obtener un resultado perfecto, uniforme y de luz constante. 
  4. Fuera los deslumbramientos: al contrario que la luz directa, la iluminación indirecta es mucho más cómoda para la vista. No existen los deslumbramientos, ya que su disposición evita que la fuente de luz sea visible. 
  5. Es sostenible: si estás preocupado por el gasto de luz es importante que sepas que la integración de luz indirecta en tu casa se puede hacer por medio de luces LED energéticamente eficientes. Estas luminarias no solo son más duraderas, sino que además respetan el medio ambiente. 
  6. Diseño: la iluminación indirecta aporta un toque moderno e innovador a cualquier vivienda. No solo los muebles ven realzada su estética, sino también todos los rincones de la misma, tanto en el interior como en el exterior. Además, las posibilidades de crear diseños con ellas son múltiples y variadas gracias a la combinación de las tiras LED. 
  7. Diferentes zonas de aplicación: la luz indirecta se puede aplicar sobre diferentes zonas como, por ejemplo, en el tumbado y las molduras, debajo de los gabinetes de las cocinas para mejorar el área de trabajo, sobre los muebles con el objetivo de que refleje la luz sobre el techo y las paredes, alrededor de los espejos, en escaleras, etc. 
  8. ¿Luces hacia al suelo?: ¿Por qué no? La iluminación indirecta también se utiliza para señalar zonas de paso o muebles con los que se podría tropezar de noche. Por esta razón, está tan de moda colocarlas en los bajos de las mesitas de noche y alrededor de la cama. 

Cómo sacar partido al uso de la iluminación indirecta

Ya sabemos qué es la luz indirecta y qué beneficios aporta usarla de manera correcta. Pero, ¿sabes cómo sacar provecho de su adecuada distribución? Aquí te dejamos algunos consejos:

Iluminación indirecta para el salón 

Esta clase de iluminación se suele utilizar siguiendo el perímetro del mismo o formando pequeñas islas con las que marcar diferentes zonas del salón. El techo, así como los muebles son las principales zonas donde se colocan estos puntos de luz. 

Iluminación indirecta para escaleras y pasillos

Las zonas de paso son perfectas para sacar partido a la luz indirecta. Por esta razón, se suelen utilizar como balizamiento para los escalones, las esquinas y demás posibles barreras. Por otra parte, la iluminación indirecta es ideal para marcar la entrada a una casa o aquellas zonas exteriores que no se desean dejar del todo a oscuras. 

Iluminación indirecta para el dormitorio

En los dormitorios las luz indirecta se utiliza casi siempre desde el techo. No obstante, con la aparición de las luces LED la iluminación indirecta también se ha trasladado hacia cabeceros, bajos de la cama, mesitas de noche y otra clase de complementos. 

Iluminación indirecta para la cocina

Como hemos dicho anteriormente, la luz indirecta en las cocinas se suele utilizar especialmente para iluminar la zona de trabajo. Es decir, si colocamos tiras de luces LED bajo los armarios ubicados sobre la encimera no solo obtendremos una iluminación decorativa, sino también muy práctica. 

Iluminación indirecta para baños

Aunque no lo hayas pensado así, el baño es una zona donde también podemos sacar partido de la luz indirecta. Los espejos pueden ser iluminados de esta manera, así como la parte de la bañera o ducha. Una forma muy romántica de crear nuestro propio spa

Iluminación indirecta para terrazas

Colocar luz directa en una terraza te ayudará a crear ambientes íntimos y muy acogedores. Pero no solo eso. También lograrás aumentar la percepción de amplitud sobre el espacio disponible. Gracias a la iluminación indirecta tu terraza tendrá dos diseños. Uno para el día y otro para la noche. 

Conclusión

La iluminación indirecta no solo se trata de un complemento decorativo, sino que además mejora la calidez de tu hogar. Saber combinar ambos tipos de iluminación te permitirá disfrutar de estancias bien iluminadas, así como de ambientes más acogedores. Opta por elegir a profesionales como nosotros para su correcta instalación. De esta manera, analizaremos contigo los puntos clave donde es más necesaria y donde se aprovecharía mejor su uso. Ahorra tiempo y dinero confiando tu iluminación indirecta a Reformadísimo. Somos especialistas en reformas integrales por lo que contamos con un amplio equipo de trabajo en el que también se incluyen electricistas. Pídenos presupuesto sin compromiso. Es hora de dar a tu hogar la luz que se merece. 

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
WhatsApp chat