Las viviendas unifamiliares suelen estar alejadas de las grandes ciudades. Muchas veces, se encuentran en urbanizaciones de chalets a las afueras de todo tipo de poblaciones en las que el transporte público no destaca por su eficiencia. O con unos horarios bastante restringidos. Por eso, quienes viven en una de estas viviendas suelen tener un coche. A veces, incluso más de uno. Porque en cuanto es necesario que más de un miembro de la familia que vive en una vivienda unifamiliar algo apartada se desplace a otra localidad, o dentro de la misma a una gran distancia, los coches en la familia suelen multiplicarse. Dos, tres o incluso más pueden acabar aparcados a la puerta, o donde haya un hueco. Por eso, muchos acaban planteándose, si cuentan con espacio para construir un garaje.

Al hacerlo se consigue sitio para guardar los coches de la familia. Esta es quizá una de sus principales ventajas. Pero levantarlo también lleva aparejado varios inconvenientes. Muchas de las familias que se embarcaron en este tipo de obras ni pensaban que podrían convertirse en un impedimento. Por eso, antes de construir un garaje conviene que analices detenidamente las ventajas e inconvenientes de su construcción. Así, valorando si lo bueno supera a lo malo, puedes tomar una decisión más meditada sobre si levantarlo o no. Descubre cuáles son los puntos positivos y negativos de construir un garaje. Pero también cuándo puede hacerse.

Cuándo es posible construir un garaje

Aunque tengas varios vehículos y necesites guardarlos bajo techo, no siempre es posible construir un garaje. Generalmente, a no ser que dispongas de una vivienda unifamiliar con una extensión notable de terreno alrededor, las dificultades podrán derrotarte antes de empezar. Si la vivienda es una casa semipareada; es decir, de una casa pegada a otra por uno de sus lados, pero con el otro libre, la posibilidad más evidente es levantar el garaje en el lado separado. O, si hay espacio suficiente, detrás. Siempre, claro, que los vehículos puedan pasar por la parte trasera de la vivienda. También se puede hacer si cuentas con una parcela libre, a ser posible cerca de la vivienda. De otra manera, sin espacio, es imposible construir un garaje y tendrás que optar por comprarlo, o por alquilar las plazas que se necesiten.

En caso de que decidas que el espacio que tienes es suficiente para hacer un garaje debes tener en cuenta varias cosas:

  • La primera es que el garaje no puede tener exactamente las mismas medidas que el coche. Debe disponer de espacio suficiente para poder guardar uno o varios coches, en función de tus necesidades, y que todos ellos entren cómodamente. Además, debe quedar sitio libre para poder salir y entrar de los coches sin tener que sacarlos del garaje. Por tanto, deben ser amplios.
  • También tienes que tener especial cuidado si quieres construir un garaje pegado a una vivienda. Es decir, cuando una de sus paredes vaya a ser uno de los muros exteriores de la misma. En este caso debes evitar construirlo tapando alguna ventana. Puede que el lateral de la casa tenga ventanas abiertas a él, y la construcción de un garaje pegado a la pared las taparía. En caso de que la estancia que de a esa ventana no tenga otra ventana, la condenarías a no contar con luz natural. En estos casos, lo mejor es separar varios metros el garaje de la casa. Y si no tienes espacio suficiente para ello, abandonar la idea de su construcción por completo.

Todo esto hace que, si estás pensando en construir un garaje, lo más recomendable es que te pongas en manos de expertos que te aconsejen bien antes de hacer nada. Empresas como Reformadísimo, con experiencia en reformas y construcciones de este tipo, analizarán las posibilidades de que dispones y te aconsejarán sobre las mejores opciones. Solo tendrás que elegir la que más se ajuste a tu presupuesto y te vaya a resultar más cómoda en el futuro.

Ventajas de construir un garaje

Si finalmente te decides por construir un garaje, las ventajas que te aportará su construcción son múltiples. La primera es, obviamente, que contarás con un espacio específico para guardar tu coche bajo techo. Con todo lo que ello conlleva para él. No solo estará más seguro, sino que además sufrirá menos las inclemencias del tiempo que si lo aparcas en el exterior. Por tanto, es más que probable que sufra menos averías. ¿Qué quiere decir esto? No solo que gastarás menos dinero en reparaciones. También habrá menos periodos en los que no podrás utilizar el coche por estar reparándose.

Contar con un garaje también aporta más seguridad. Un coche aparcado en la calle tiene más posibilidades de que lo roben. También de que, aunque no lo puedan robar, sufra desperfectos por actos vandálicos. Rotura de lunas y faros, pinchazo de ruedas, etc. Por no hablar de que, si algún coche sufre un accidente en las inmediaciones, puede chocar contra él. Vamos, que dejar un coche en la calle tiene muchísimos inconvenientes. Eso, por no hablar de que en invierno, sobre todo si vives en una región de clima frío, dejarlo en la calle puede dar bastantes problemas a la hora de arrancarlo. Además, las heladas, en caso de ser muy intensas, te harán tener que rascar los cristales para poder eliminar el hielo para poder ver algo por el parabrisas.

Pero dejar un vehículo apartado en la calle no afecta solo al estado del coche. También a la economía. Contar con un espacio dedicado a guardar el coche bajo llave beneficia a la hora de contratar un seguro. Por un lado, es más probable que acaben aceptando el coche si se guarda en un garaje. Además, es mejor si es propio. Tanto beneficia que el propietario de un coche tenga un garaje para guardarlo, que en muchos casos el precio del seguro se acaba abaratando. Por otro lado, contar con un garaje revalorizará la vivienda.

Si construyes un garaje pegado a la casa, también puedes utilizar el espacio que queda en su cubierta, siempre que sea plana, para construir una terraza. Eso sí, tendrá que contar con acceso directo desde la casa. Entonces tendrás que abrir una puerta en la pared que dé al garaje. Eso no siempre es posible, pero eso no quiere decir que te tengas que quedar sin solarium. Puedes construir una escalera para subir en la parte trasera del garaje, o en su lateral si tienes espacio suficiente.

Ventajas de un garaje amplio, o también cuando no tienes coche

Si al construir un garaje tienes la oportunidad de que sea amplio, y que quede espacio libre una vez guardes en él los coches de toda la familia, puedes contar con más ventajas. Por ejemplo, si queda una zona libre lo bastante amplia puedes instalar en él un pequeño taller de reparaciones. O para disfrutar de actividades como la carpintería. Además, contar con más espacio te dará la oportunidad de guardar otro tipo de vehículos, como motos, bicicletas o patinetes. En caso de tener jardín, el garaje también puede servir para almacenar las herramientas que utilices en su cuidado.

En caso de que el garaje sea realmente amplio, o de que tengas un garaje, pero no tengas coche, también puede servirte para guardar muebles de jardín. Como verás, contar con espacio suficiente en el garaje, además de para guardar un coche o varios, te permitirá contar con espacio de almacenamiento e incluso para realizar actividades que en una vivienda resultan incómodas o son complicadas de abordar.

En localidades en las que el Ayuntamiento haya decidido cobrar una tasa a los propietarios de vehículos por aparcarlos en la calle, (se le conoce como ORA, Ordenanza reguladora de aparcamiento, y OTA, entre otros nombres, en función de la localidad) contar con un garaje también te permitirá librarte de ella. Si dispones de espacio propio para aparcarlos dentro del terreno de tu vivienda, no tendrás que abonar la tasa obligatoria para poder aparcar tu coche.

Inconvenientes de levantar un garaje

Aunque a primera vista construir un garaje parece que solo tiene ventajas, también presenta algunos inconvenientes. El principal es el económico. Construir cualquier estructura permanente requiere una inversión que suele ser bastante importante. Se puede abonar en plazos según el acuerdo al que llegues con la empresa constructora. Pero aun así, tendrás que hacer un esfuerzo para construirlo.

Además, también perderás espacio libre tras su construcción. Aunque tengas espacio libre suficiente alrededor de tu vivienda para levantarlo, seguro que notas que tienes menos sitio libre para realizar otro tipo de actividades en tu terreno. Por otro lado, aunque después de que terminen las obras tu coche estará más protegido, hasta que termines de construir el garaje tendrás que aguantar todos los inconvenientes que conlleva una obra de la envergadura necesaria para levantar el garaje. Que no son pocos, ya que al ruido se añade el polvo, la suciedad o la presencia de extraños en las inmediaciones de la vivienda. Es decir, de los operarios.

A la vista de lo que hemos comentado, queda claro que las ventajas de construir un garaje superan a los inconvenientes. Por tanto, si quieres que tu coche esté guardado bajo techo en tu terreno y tienes el espacio disponible para ello ¡ponte manos a la obra y empieza a construir tu garaje!

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat