Antes de la pandemia, muchos de los que compraban una vivienda con terraza, tarde o temprano, pensaban en cerrarla. Al menos una parte. De esta manera, el piso pasaba a tener mas metros cuadrados de interior. En algunos casos, al hacerlo, se añadía una estancia más. No demasiado grande, eso sí, pero daba para un despacho, una sala de estudio o una zona de estar pequeña. Pero todo cambió con la llegada del COVID, las restricciones, y la necesidad (y en muchos casos obligación) de permanecer en casa mucho más tiempo del que quisiéramos. La terraza se convirtió en uno de los pocos espacios donde estar al aire libre sin agobios. Esto hizo a muchos cambiar de opinión, y pensar en decorar la terraza, amueblarla y utilizarla como una zona donde disfrutar del exterior. Y para estar más cómodos, incluso con una zona chill out en la terraza.

Para diseñar y crear una zona de este tipo de la que estés cómodo tienes muchas opciones, que tendrás que valorar para dar con la que más te guste. Pero también tienes que tener en cuenta otras variables si quieres organizar un chill out en la terraza. Por ejemplo, su tamaño, orientación, dimensiones, si es una terraza cubierta o no, etc. Solo de esta manera tendrás todo lo que necesitas saber para prepararlo todo. bueno, esto y el presupuesto con el que cuentas, que es el que limitará más tus posibilidades. Si ya lo tienes todo listo, pero lo que no tienes son ideas, no te preocupes. Aquí tienes unas cuantas para disponer una zona de chill out en la terraza.

1 – Dejar muestras de tu personalidad para crear un chill out en tu terraza

Uno de los aspectos más importantes a la hora de organizar un espacio chill out en tu terraza es que, sin dejar de lado el estilo propio de este tipo de ambiente, que veremos más adelante, refleje tu estilo. De otra manera, por un lado no te sentirás completamente cómodo en él. Además, por otro, seguro que quien esté en él se da cuenta, si te conoce mínimamente, de si tu personalidad ha jugado un papel principal en la decoración o no. Es mejor, por tanto, que quede reflejada más que diseñar una zona chill out en la terraza a la última moda.

Por lo tanto, dentro de la decoración de la zona debes incluir elementos que sean una muestra de tu personalidad. Eso sí, siempre y cuando los objetos que colocas en ella sean útiles. Porque dar tu personalidad a la zona no quiere decir llenarla de cosas. Sino introducir en ella elementos funcionales que tengan un fin concreto.

2 – Tener siempre en cuenta el tamaño

Uno de los puntos que hay que tener en cuenta antes de empezar con el diseño del chill out de la terraza es su tamaño. Es muy importante de cara a su decoración y al tipo y dimensiones del mobiliario a instalar. Además, hay que acabar con un mito sobre los chill out: no importa que la terraza no sea muy grande. En espacios pequeños también se pueden conseguir ambientes muy relajantes y agradables. E incluso con más encanto que en una grande. Pero hay que tener presente que no se puede hacer lo mismo en todos los tamaños de terraza.

En general, en las terrazas más pequeñas puedes montar un pequeño chill out con una mesita pequeña baja y un par de pufs o cojines como base. Para cubrir, un toldo claro enrrollable unido a la pared o una sombrilla de tonos claros también, y a ser posible con el armazón de madera. Más que nada, por la decoración de los chill out, como veremos más adelante. Pero es clave que no de sensación de agobio.

En las terrazas medianas ya tendrás más espacio. Aquí ya podrás colocar alguna pérgola pequeña para tener más sombra, en caso de que la terraza no cuente con cobertura. Incluso puede que la zona de chill out no ocupe toda la terraza, con lo que podrás crear otra zona distinta. Por ejemplo, para comedor. Si ya tu terraza es de gran tamaño podrás incluso instalar muebles de mayor tamaño en tu zona chill out. Incluso sofás y pérgolas con cortinas enrrollables, y hasta una cama balinesa. Si tienes espacio suficiente, y paredes libres, puedes incluso colgar una o dos hamacas para echar la siesta o descansar en un ambiente muy relajante.

3 – Seguir las características del estilo chill out en la terraza

El principal objetivo de una zona chill out en la terraza es convertirlo en un espacio de descanso y relajante. Por eso es importante tener siempre en cuenta las características del estilo chill out al decorarlo. En él, uno de los más importantes es el colorido. El chill out no se caracteriza por utilizar tonos fuertes ni chillones. Tampoco por los estampados. Los textiles que se utilizan en las zonas chill out son todos claros. Blanco, beige claro, tonos pastel, etc. Además, los tejidos suelen ser naturales y frescos. De materiales que transpiren, sobre todo si la vivienda en la que se crea el chill out en la terraza está en una zona con un clima cálido.

Los muebles que se utilicen, a ser posible, tiene que estar fabricados con materiales naturales. Por ejemplo, la madera. Esto se debe sobre todo a que la madera, entre otros materiales, contribuye a la sensación de calma y relax del espacio. Asimismo, hay que procurar que los muebles que se utilicen estén diseñados para que resulten cómodos y funcionales. Es decir, para que en ellos se pueda descansar. En cuanto a los adornos, deben ser los justos. Un exceso de complementos acabaría en instantes con la sensación de paz y tranquilidad que debe haber en un ambiente chill out.

4 – Cuida la iluminación

Otro de los aspectos a cuidar en el diseño de un chill out en la terraza es la iluminación. Se trata de un elemento imprescindible para contribuir a la sensación de bienestar y paz que debe reinar en el ambiente. Por tanto, nada de luces estridentes y fuertes. Una luz suave, a ser posible indirecta, es la más adecuada en estas zonas de relax en las terrazas. En cuanto al tipo de luz, ya va en cuestión de gustos si se instalan bombillas de luz fría o cálida. Eso sí, independientemente del tipo de luz que elijas, tendrás que jugar también con la iluminación para que quede bien repartida en la zona e ilumine todo el ambiente por igual.

Si quieres un ambiente más íntimo para disfrutar de las noches en la terraza, puedes probar a iluminarte con unas velas suaves. Las mejores para ello son las velas consideradas de adorno. En ocasiones suelen tener aromas, pero si las prefieres de este tipo, ten cuidado. Algunos de los aromas utilizados para aromatizar velas pueden ser demasiado penetrantes, y romper completamente el ambiente. Tenlo en cuenta y procura elegir velas con olores suaves para que no resulten pesados.

Además de bombillas y velas, puedes optar también por tiras de luz LED, que ahora están muy de moda y quedan perfectas en un ambiente chill out. Además, suelen funcionar con pilas o consumir muy poquita electricidad. Por eso su consumo de energía será mínimo. Las lámparas de resina son también unas opciones perfectas para iluminar sin agobiar, y por su estilo cuadran perfectamente con el ambiente. También puedes utilizar pequeños faroles para iluminar, distribuidos por las esquinas de la zona para crear ambiente.

5 – Juega con los textiles para crear ambientes relajantes

Además de los muebles y la iluminación, en un chill out de terraza deben cobrar mucho protagonismo los textiles. Como hemos visto serán de colores suaves y materiales lo más naturales posible. Eso sí, no debes abusar de ellos. Pero tampoco utilizar menos de los necesarios. La clave, como en todo, reside en encontrar un equilibrio. Depende mucho del espacio que tengas disponible para la zona chill out de la terraza pero como mínimo debe tener cojines y mantas individuales de sofá. Con ellos podrás, no solo estar más cómoda, también aportar un punto adicional a la decoración.

En el caso de los cojines ten mucho cuidado con el tamaño. Si el espacio no es muy grande no utilices cojines muy grandes, pues darán una sensación de cierto agobio. Además, lo empequeñecerán visualmente. En estos casos opta por cojines pequeños de distintas formas. De esta manera, todos los que se relajen un rato en el espacio contarán con un cojín con la forma que les resulte más cómoda. Las mantas, mientras tanto, aparte de dar una sensación muy agradable a la vista, son perfectas para estar a gusto en tardes y noches en las que todavía el ambiente sea algo fresco.

Si ya el espacio es notablemente más grande y hay una pérgola, puedes colocar cortinas ligeras que cuelguen de ella. Así conseguirás, sobre todo en los climas cálidos, refrescar el ambiente. No deben, eso sí, ser gruesas ni muy tupidas, porque entonces lo que darán es sensación de pesadez. Las que son algo translúcidas son perfectas en estos casos.

Para las zonas chill out de la terraza que tengan dimensiones ya generosas, o en los casos de ambientes relajantes de tamaño medio pero en los que quieras que la sensación sea más cálida y recogida, puedes utilizar alfombras. Eso sí, no de cualquier tipo. Deben ser de limpieza sencilla y/o poder lavarse cómodamente (incluso en lavadora si no es muy grande). Pero sobre todo, deben estar fabricadas con materiales o un sistema pensado para que no suelten pelos o hilos.

En cualquiera de estos tipos de textiles puedes utilizar estampados de otros estilos con los que dar un poco de vida a tu zona chill out. Pero cuidado, no valen todos los estilos. Si eliges uno inadecuado, en vez de animar un poco el ambiente sin estridencias ni provocar mezclas estresantes, conseguirás el efecto contrario. Los estilos textiles más adecuados para combinar con ambientes chillout son el árabe y el bohemio. Eso sí, huyendo siempre de colores excesivamente vivos y estridencias.

6 – Fomenta la intimidad y la desconexión

El fin de un ambiente chill out es que quien se quede un rato en él consiga desconectar de su entorno y relajarse. Por eso debe procurarse de todas las maneras posibles. Para ello tienes varios recursos. El primero jugar con la orientación. Colócalo de manera que no esté en una zona en la que vaya a recibir rayos de sol en las horas de más calor. Eso sí, claro está, en la medida de lo posible. También, a no ser que la terraza esté en una avenida de una ciudad, puedes intentar jugar con las vistas desde ella.

Si tienes la suerte de que la terraza mira hacia el campo o la montaña, coloca los asientos o los pufs dispuestos para sentarse mirando hacia dichas vistas. En caso de que desde la terraza se vea el mar, seguro que no tenemos que aconsejarte hacia dónde deben mirar los espacios para sentarse. Sobre todo, si el mar está cerca.

Procura que no haya aparatos eléctricos, como televisores, en ella. Y si puedes, olvídate del smartphone cuando estés en este espacio. Para ello puedes colocar material de lectura o pasatiempos en una mesita de la zona. Sobre todo, si tienes la suerte de poder contar con sofás, butacones o camas balinesas en el chill out de tu terraza. Entonces tendrás menos problemas para poder olvidarte, aunque sea por un rato, del mundo que te rodea.

Aunque hemos descartado los televisores en la zona, un altavoz bluetooth conectado a un smartphone para reproducir música suave o que invite al relax sí que será una buena opción para disfrutar y relajarse en la zona chill out. Ya sea con un buen libro, de fondo para una conversación tranquila entre amigos o familia o disfrutando de una copa.

Con estas ideas seguro que consigues una zona chill out en tu terraza no solo acorde con su tamaño. También lo bastante cómoda y relajante como para olvidarte de todas tus obligaciones y preocupaciones, al menos un rato cada día. Además, montarla es muy sencillo como te han demostrado estas ideas, así que ¡anímate a montar tu zona chill out!.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat