El alzado es una de las representaciones gráficas fundamentales en el ámbito de la arquitectura y el diseño de edificaciones. Un alzado es un dibujo técnico que muestra una proyección ortogonal de una fachada o cara específica de un edificio, permitiendo visualizar cómo se verá desde el exterior una vez construido. Este tipo de dibujo es esencial para comprender la apariencia final de una construcción y es complementario a otras vistas técnicas, como los planos de planta y las secciones.

El alzado proporciona información detallada sobre la altura de la edificación, la disposición de elementos arquitectónicos como puertas, ventanas, balcones, y otros detalles de diseño. Además, incluye la relación de estos elementos con respecto al nivel del suelo y otros componentes del entorno inmediato. En el contexto de un proyecto arquitectónico, se pueden realizar varios alzados para representar todas las fachadas del edificio, incluyendo alzados frontal, trasero y laterales.

Estos dibujos no solo son útiles para la visualización estética del proyecto, sino que también son fundamentales en la fase de construcción, ya que guían a los constructores en la ubicación precisa de cada componente estructural y decorativo. Además, los alzados pueden incluir anotaciones sobre materiales, texturas, y acabados, proporcionando una visión integral de las características externas del edificio.