El término cartabón se refiere a un patrón específico de instalación de baldosas o azulejos en el que las piezas se disponen en forma de rombo o diamante, en lugar de la tradicional colocación cuadrada o rectangular. Este método también es conocido como “colocación en diagonal” o “a 45 grados” y se utiliza para crear efectos visuales dinámicos y atractivos en superficies como suelos, paredes y revestimientos.

La colocación de baldosas en cartabón implica orientar las piezas de manera que los bordes formen ángulos de 45 grados con respecto a las líneas paralelas de la superficie a cubrir. Este patrón puede añadir un elemento decorativo interesante, dando una sensación de movimiento y mayor amplitud al espacio. Es especialmente popular en áreas donde se desea destacar el diseño del suelo o las paredes, como en entradas, baños, cocinas y salas de estar.