Contar con un vestidor en la habitación es el sueño de muchos. Una forma sencilla y cómoda de tener todas tus prendas ordenadas y a la vista. Si estás pensando en que ya es hora de tener uno, aquí tienes algunas ideas de dormitorios con vestidor abierto que te podrían interesar. ¡No te las puedes perder!

Características del vestidor abierto

El vestidor es la expresión máxima del orden. Si nos centramos en su definición más pura, nos encontraremos con que el vestidor es una habitación ajena al dormitorio que está diseñada para cambiarse de ropa. Un vestidor está compuesto en su interior por varios armarios, cajones, zapatero, perchas y otros elementos en los que se organizan las distintas clases de ropa. Asimismo, todo vestidor que se precie debe contar con uno o varios espejos que permitan la correcta visualización de la persona mientras se cambia de atuendo. 

Características con las que debe contar un buen vestidor

  1. Distribución funcional: su interior ha de estar distribuido de tal manera que se garantice su funcionalidad. Recuerda que esta estancia ha sido diseñada para ordenar y organizar tus prendas de manera que sean fáciles de encontrar y probar. Una de las características imprescindibles de todo vestidor es disponer de armarios abiertos en los que la ausencia de puertas te permite ver de un solo vistazo su contenido. 
  2. A medida: los dormitorios con vestidor abierto pueden tener diferentes tamaños. Por este motivo, es importante que sepas que puedes hacer tu vestidor a medida sin necesidad de tener una habitación demasiado grande. Todo es cuestión de saber sacar partido al espacio que tengas disponible. Analiza tus necesidades particulares y encuentra la mejor distribución para tu vestidor (secciones diferenciadas, múltiples espacios para el almacenamiento, un amplio zapatero, etc). 
  3. Diseño personalizado: si puedes elegir las medidas de tu vestidor, también puedes decidir cuál va a ser su diseño. Opta por un vestidor que puedas personalizar a tu manera con el fin de sacar el máximo partido a su interior. Por ejemplo, hay personas que utilizan esta estancia como una sala polivalente. Es decir, vestidor-cuarto de la plancha o vestidor-sala de costura, etc. 

Tipos de vestidores abiertos

Lo cierto es que al ser una habitación 100% personalizable podemos encontrarnos tantos tipos de vestidor como ideas para diseñarlos. Según el tamaño, su forma y estilo existen vestidores abiertos, cerrados, semicerrados, en forma de L, en forma de U, con isla, con tocador, etc. Si nos centramos más en la decoración entonces podemos diferenciar entre:

Vestidores clásicos

La elegancia y la sofisticación están presentes en todo su diseño y distribución. Suelen ser vestidores en forma de U con sus propias señas de identidad que incluso tienden un poco hacia el estilo retro. 

Vestidores modernos

Estos vestidores suelen estar diseñados en forma de L y cuentan con un espejo que mejora la sensación de amplitud de la estancia. Su estilo es mucho más minimalista y sus líneas más puras. Los vestidores modernos utilizan colores claros que pueden contrastar con otros más llamativos. Una característica de estos vestidores es que incorporan puertas de cristal para visualizar el contenido de los armarios sin que este se llene de polvo o se estropee. 

Vestidores urbanos

El urban style combina a la perfección materiales como la madera y el metal. Pequeños detalles decorativos metálicos que se incorporan en los cajones, los tiradores y demás complementos para rebajar la sobriedad de la madera. Esta clase de vestidores incorporan vinilos con decoración urbana para un toque más moderno y urbanita. 

Vestidores vintage

Los muebles antiguos y los elementos decorativos restaurados o envejecidos son los grandes protagonistas de este tipo de vestidores. Esta es una visión romántica hacia el pasado que nos recuerda la grandeza de los tiempos pasados. Pero no todo tiene porqué ser de otra época. El estilo vintage permite combinaciones con otros estilos como, por ejemplo, el industrial. 

Vestidores industriales

¿Quién no recuerda esos locales y fábricas de los años 50 que aparecían como viviendas en muchas películas americanas? El estilo industrial ha llegado para quedarse invadiendo la decoración de toda clase de inmuebles. Los vestidores industriales son amplios, sin separaciones, con paredes de ladrillo, madera o piedra a la vista y con una elección de colores que respeta siempre la esencia natural de los materiales (marrón, beige, plata, verde agua, bronce…)

Ideas para dormitorios con vestidor abierto

Ya no necesitas disponer de un amplio espacio para tener el vestidor de tus sueños. Por este motivo, hemos seleccionado para ti algunas ideas de vestidor abierto que pueden ser de gran utilidad. Toma nota.

Saca partido a las paredes

Si no tienes suficiente espacio para crear una habitación contigua al dormitorio siempre puedes aprovechar las paredes para colocar en ellas un vestidor abierto. Coloca baldas, estanterías y una barra para colgar perchas. Todas tus prendas de vestir y calzado estarán a la vista para ser utilizadas en cualquier momento. Estos son los conocidos como vestidores abiertos low cost que aprovechan cualquier rincón como espacio para la ropa. 

Vestidores con puertas correderas o de cristal

Si no quieres tener todo a la vista porque te da sensación de desorden, siempre puedes optar por colocar unas puertas correderas a la entrada del vestidor o bien puertas de cristal en los armarios. De esta forma, podrás ver tu ropa a un simple golpe de vista al tiempo que la tienes protegida del polvo y la humedad. Las puertas correderas, por otro lado, son una alternativa muy útil para aquellos dormitorios en los que el espacio es bastante limitado. 

Dormitorios con vestidor abierto DIY

¿Te gustan las manualidades? ¿Has pensado en dar una nueva vida a objetos que creías que ya no servían para nada? Pues de eso precisamente se trata la filosofía Do It Yourself. Una manera muy ecológica y económica de decorar nuestra casa. Por ejemplo, puedes utilizar troncos de madera para colgarlos de fibras naturales y hacer tu propio perchero. Utiliza la imaginación para completar tu vestidor DIY con otros objetos, por ejemplo, pallets que puedan cumplir con la función de muebles. 

Pared separadora – vestidor

Si buscas colocar un elemento separador en tu habitación, pero quieres que sea algo funcional, no lo pienses más. Utiliza un mueble abierto que pueda hacer de vestidor al tiempo que establece una barrera visual dentro del dormitorio. Por un lado, será como tener un cabecera de cama y por el otro un vestidor con toda la intimidad del mundo a la hora de cambiarse de ropa. 

Vestidor abuhardillado

Las buhardillas encierran espacios increíbles dentro de su cubierta desnivelada. Estas estancias son perfectas para incluir en ellas estantes, armarios, baldas y perchas. Los dormitorios en buhardillas cada vez son más habituales, por lo tanto no es tan descabellado aprovechar su espacio para diseñar un vestidor abierto a tu medida. 

Detrás del cabecero de la cama

Por lo general, los cabeceros se colocan contra la pared principal del dormitorio. Sin embargo, ¿qué te parecería dejar un espacio entre la pared y la cama para crear un vestidor pequeño? Con un 1.10 m de separación es más que suficiente para disfrutar de las ventajas de un vestidor. 

Sobran habitaciones

Si tienes una vivienda con más de una habitación que no utilizas, entonces estás de enhorabuena. Una habitación pequeña, una sala de estar o un cuarto de la plancha que estén cerca del dormitorio pueden convertirse en un vestidor de ensueño. Todo dependerá de las necesidades de espacio de tu familia y de si estás dispuesto a sacrificar una habitación para convertirla en armario.

Paredes enfrentadas

A veces, nos encontramos con estancias que han sido separadas por un espacio de paso que se podría aprovechar como vestidor. Solo tienes que sacar partido a las paredes enfrentadas para colocar en ellas estantes, armarios, cajones y perchas. Sin darte cuenta, ese espacio entre habitaciones que parecía inútil ha cobrado una nueva vida. 

Cada centímetro es útil

Piensa que todo espacio que tenga una distancia mínima de un metro pared con pared puede convertirse en vestidor. ¿Por qué? Porque esta es la distancia que se necesita para poder abrir las puertas, así como para asegurar el libre paso hacia el interior. Todo lo demás es cuestión de creatividad e imaginación. Los mini vestidores también son una opción viable para habitaciones pequeñas. En ellas se aprovecha cualquier rincón para dejar espacio al almacenamiento de ropa y calzado. Los espejos son realmente útiles para aumentar su amplitud visual. 

Esquinas funcionales

Al igual que las paredes, las esquinas son rincones a los que se les puede sacar partido. A veces, no es fácil colocar un mueble o aprovechar esa dichosa esquina con algo funcional. Lo bueno de los vestidores es que puedes hacerlos a medida. En este sentido, los ángulos rectos pueden convertirse en el aliado perfecto del almacenaje, especialmente por su profundidad. 

¿Qué te han parecido todas estas ideas? Seguro que ya estás impaciente por ver cómo puedes encajar alguno de estos vestidores en tu cuarto. Si quieres aprovechar una pequeña reforma en tu casa para tener por fin uno de estos dormitorios con vestidor abierto no dudes en contactarnos

 

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat