La cocina de estilo vintage se ha convertido en un auténtico objeto de deseo para los amantes de la decoración. En realidad, es mucho más que una tendencia, porque las cocinas con un toque clásico nunca pasan de moda y aguantan muy bien el paso del tiempo.

¿Estás planteándote una reforma en casa? ¿Quieres una cocina de inspiración vintage y totalmente personalizada según tus necesidades y tus gustos? Sigue leyendo y descubre cuáles son los cambios que deberías plantearte llevar a cabo.

Dile adiós a los azulejos

Los azulejos son un clásico en las cocinas españolas desde hace décadas, pero poco a poco van dejando de tener protagonismo en las cocinas. Para una estancia de estilo vintage hazte a la idea de que el número estos se reducirá lo máximo posible, incluso puede que no tengas ni que usarlos.

Lo más común es que solo tengan presencia en la zona del salpicadero de la cocina, que es la pared que está justo detrás de la zona de los fuegos y el fregadero. Básicamente, porque esta área se suele ensuciar mucho y es más cómodo tener detrás una superficie que se pueda limpiar fácilmente.

Los modelos de azulejos más utilizados son los clásicos de tipo metro, los hidráulicos y los de terracota. Estos últimos dan muy buenos resultados si quieres que tu cocina tenga un aspecto vintage y, a la vez, algo rústico.

El resto de paredes en una cocina de estilo vintage suelen estar desnudas. Como mucho, en ciertos casos se opta por instalar un revestimiento de láminas de madera para conseguir una estética más antigua, pero solo en alguna de las paredes.

Dale color a las paredes de una cocina estilo vintage

Despojadas de azulejos, las paredes quedan desnudas, pero eso no quiere decir que vayan a quedar feas. Lo que se hace es aplicar un tipo de pintura que es especial para cocinas, que aguanta bien la humedad y se puede limpiar fácilmente.

Los tonos neutros como el banco, el beige o el gris claro siempre son un acierto. Combinan con absolutamente todo, le aportan luminosidad a la estancia y te permiten incluir notas de color a través de elementos como los pequeños electrodomésticos, las cortinas, etc.

No obstante, si la cocina tiene mucha luz natural y es grande, puedes valorar darle algo más de intensidad a las paredes. En este caso te recomendamos optar por tonos pastel, que contribuyen a hacer que el espacio se vea mucho más cálido y hogareño. Incluso puedes darle protagonismo a alguna pared con un tono pastel y usar colores más neutros en el resto.

Los muebles, mucho mejor si son sencillos

En una cocina de estilo vintage la elección de los muebles es muy importante. De su estética dependerá que esta estancia tenga un diseño más o menos clásico.

Puedes combinar muebles modernos con toques propios del estilo decorativo vintage y conseguir así un efecto muy bonito. Pero si tu intención es tener una cocina vintage, entonces escoge mobiliario de un estilo más atemporal.

No te costará mucho encontrar muebles, cajoneras y estanterías de inspiración clásica. Incluso puedes valorar la posibilidad de comprar mobiliario antiguo de verdad y restaurarlo, hay muchas opciones disponibles en tiendas de segunda mano y mercadillos.

Presta atención a los tiradores, procura que tengan también una estética clásica, pero que no sean excesivamente llamativos.

Además, recuerda que en una cocina vintage no hace falta seguir la tendencia de las cocinas actuales en las que todo está escondido. Puedes instalar estanterías y colocar en ellas la vajilla, cacerolas y otros enseres de cocina.

También puedes prescindir de la puerta del armario que tienes justo debajo del fregadero y sustituirla por una cortinilla al más puro estilo clásico.

La encimera, protagonista en las cocinas vintage

Las encimeras tienen una importancia fundamental en todas las cocinas. Nos sirven para trabajar preparando los alimentos que vamos a cocinar, pero también juegan un papel fundamental a nivel estético. En función de si la encimera está mejor o peor conservada, la imagen de nuestra cocina cambiará totalmente.

En el caso de las cocinas de estilo vintage, las encimeras más utilizadas son las de madera, que combinan a la perfección con los muebles de estilo clásico a los que hacíamos referencia antes. Sin embargo, ya sabes que este material natural no es precisamente fácil de mantener cuando se utiliza en algo con tanto uso como una encimera, porque puede acabar absorbiendo suciedad, sufriendo arañazos y daños por el estilo.

Una buena alternativa son las encimeras de cuarzo compacto que imitan a la madera. Tienen toda la belleza de este material y son muy resistentes y fáciles de mantener. Una opción algo más económica sería una encimera de melamina que imite la estética de la madera.

Una cuestión que deberías tener en cuenta es que cuando se trata de estilo vintage no es preciso que todo sea nuevo y perfecto. De hecho, el efecto desgastado puede quedar muy bonito. Así que puedes plantearte crear una encimera con un viejo tablón de madera previamente tratado para que pueda asumir esta función.

Otras alternativas a valorar son las encimeras de mármol y las porcelánicas en color blanco o en imitación al mármol, porque también quedan muy bien en el estilo de cocina que te gusta.

Que no falte una isla

En el caso de que tu cocina sea grande, no debería faltar en ella una isla. No es necesario que sea de gran tamaño, hay modelos de dimensiones reducidas que quedan perfectos. Funcionan muy bien si necesitas un poco de espacio extra para trabajar, y también se pueden utilizar a modo de mesa para desayunar o incluso para que tus invitados se tomen tranquilamente una copa y piquen algo mientras tú terminas de preparar la cena o la comida.

No es necesario que su estética encaje a la perfección con los muebles y la encimera que has elegido, pero sí es interesante que tenga un estilo similar.

Escoge un fregadero retro

Los fregaderos de estilo retro se han puesto tan de moda que los puedes encontrar incluso en cocinas con una decoración muy actual, porque lo cierto es que encajan a la perfección en todo tipo de espacios.

Si quieres una cocina vintage, tienes que escoger sí o sí un fregadero retro, que suele tener un tamaño algo más grande que las pilas de acero inoxidable u otros materiales. El grifo debería ir en consonancia, pero no por ello debes renunciar a la comodidad de un monomando. En cualquier tienda de fontanería puedes encontrar fácilmente grifos retro monomandos.

Como ocurría con la encimera y con los muebles, también en este caso tienes la opción de buscar un lavabo clásico de verdad que esté restaurado. Incluso sería mejor si tuviera alguna pequeña marca o no estuviera perfecto, porque esto transmite parte de su historia.

El suelo cerámico es un acierto seguro

Para tener una cocina de inspiración clásica es necesario cambiar el pavimento, porque los suelos de diseño actual no encajan bien con decoraciones vintage.

La mejor opción es el suelo cerámico, es resistente y resulta muy fácil de mantener. Además, puedes encontrarlo con una gran variedad de diseños. Aunque los que más se venden para cocinas vintage son los que imitan las baldosas hidráulicas, también hay versiones con un estilo un poco más rústico que encajan muy bien en el tipo de cocina que quieres.

La madera es otra apuesta segura cuando se trata de elegir el suelo para una cocina de aire clásico, pero pasa lo mismo que con las encimeras, al ser material natural se puede degradar pronto. Por eso, una buena alternativa es el suelo cerámico de imitación madera. Consigue buenos resultados a nivel estético y es muy sencillo de mantener, no tendrás que preocuparte por él.

No te olvides de la mesa en tu cocina de estilo vintage

Una cocina es para vivirla. De hecho, esta estancia suele ser una de las más usadas de toda la casa. Si tienes espacio suficiente en ella, incorpora una mesa y unas sillas en las que comer. No hace falta que se trate de una mesa de grandes dimensiones.

¿Cómo integrar los electrodomésticos en una cocina retro?

Si quieres que se vean, no te costará encontrar electrodomésticos de última generación con una estética más clásica. Hornos que nos recuerdan a los de unas décadas atrás y neveras de líneas redondeadas y con tiradores cromados.

Por si prefieres que ciertos electrodomésticos no se vean, tienes la opción de panelarlos para que queden ocultos tras una puerta. A simple vista nadie sabrá que están ahí y no parecerán algo muy moderno en una estancia de estética retro.

Cuida los detalles y los complementos

Una vez que la reforma está terminada es hora de darle vida a la cocina y añadir todo tipo de accesorios que le confieran un toque mucho más personal.

Puedes incluir unos pequeños maceteros de mimbre que alberguen algunas plantas aromáticas y colocarlas en la encimera o en la mesa. Cubrir las ventanas con unos visillos de estilo clásico. Colocar tus tazas favoritas en estanterías para que se vean bien. Colocar cuadros o carteles de temática antigua

Una cocina de estilo vintage contribuirá a convertir tu casa en un auténtico hogar. Será un lugar en el que pasarás mucho tiempo en compañía de familia y amigos. Eso sí, para un buen resultado debes confiar siempre en profesionales. ¿Quieres ponerte manos a la obra? Empieza pidiendo un presupuesto.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat