La pandemia del COVID-19, y todas las medidas que se han tenido que tomar para evitar su propagación han tenido efecto en todas las esferas y capas de la sociedad. No solo en el ámbito privado. Empresas de todo tipo han tenido que adaptarse a lo que muchos llaman la nueva normalidad, que todos esperamos que dentro de no mucho se parezca lo más posible a la normalidad tal y como la conocíamos. Esto conlleva muchos cambios en las empresas. Y sobre todo para aquellas en las que se trabaja directamente de cara al público: las tiendas. Adaptarse a las medidas necesarias para garantizar su seguridad a los clientes ha ocasionado que en muchos casos haya sido necesario recurrir a las reformas de locales comerciales para conseguirlo.

Como parece lógico, estas reformas no se han podido realizar utilizando las normas que regían hasta ahora en lo relativo a la puesta a punto de locales comerciales. En ellas, se han tenido que tener en cuenta diversas regulaciones recientes para hacer que los locales sean seguros para las personas. Por ejemplo, con espacios que fomenten la distancia entre los clientes o con mejor disposición de ventanas y elementos que permitan una ventilación adecuada. Pero estas son solo algunas de las cuestiones que hay que tener en cuenta en la actualidad para las reformas de locales comerciales con el COVID-19 en mente, como verás a continuación.

Reformas de locales comerciales: control de aforo

El control de aforos en los locales comerciales es una de las medidas que más deben tener en cuenta sus propietarios. Las medidas puestas en marcha para frenar la propagación de la enfermedad han hecho que en muchos casos su aforo se haya visto reducido a la mitad, e incluso menos. Las colas de gente esperando en la calle en una fila hasta que salen las personas que se encuentran en la tienda en un momento dado son ya habituales. Controlar el aforo es importante, pero a la vez no está exento de complicaciones.

Para facilitar que el trabajo diario sea compatible con el control de aforos, muchos han instalado un sistema de sensores en las puertas de acceso, que emite un sonido cuando alguien entra o sale. Esto les permite llevar un conteo de las personas que permanecen en el interior del local en cada momento. Pero se trata de un sistema muy rudimentario, válido únicamente para establecimientos muy pequeños. En los más grandes, la solución llega con un sistema de control de aforos completo, dotado de un mecanismo de reconocimiento de personas.

Estos sistemas funcionan de manera centralizada y gracias a la instalación de cámaras y sensores. Con estos, y la ayuda de un software capaz de distinguir personas de meros objetos y obstáculos, se puede conocer desde un ordenador o un sistema de control cuándo el local está próximo a rebasar su nivel máximo de aforo permitido. En estos casos, los dispositivos suelen emitir un aviso antes de que suceda. De esta manera se pueden tomar medidas para evitar que entren más clientes hasta que salgan los que están dentro.

Eliminación de puntos de contacto

Tocar superficies en espacios fuera del domicilio es otro de los grandes tabúes que ha provocado el COVID-19. Puertas, botones, pulsadores y mecanismos de activación de todo tipo, incluso de los propios expendedores de geles, han experimentado las consecuencias. ¿A que has visto en los últimos meses a personas pulsando timbres con el codo o intentando cerrar una puerta con el pie? Para evitar las situaciones rocambolescas que esto provoca, las reformas de locales comerciales están incluyendo sistemas que funcionan mediante sensores y permiten evitar el contacto.

Estos sistemas basan su funcionamiento en sensores de presencia y/o movimiento que hacen que, por ejemplo, un grifo se active cuando detecta que tiene una mano debajo. O que una puerta se abra cuando una persona esta delante a cierta distancia. Estos sensores se encargan de detectar esta presencia. Y en realidad ya se usaban con cierta frecuencia antes de la crisis sanitaria.

Evidentemente, esto lleva también a tener que sustituir grifos, puertas, ventanas, botoneras de ascensores y todo tipo de elementos en locales comerciales. En ocasiones bastará con adaptarlos y acoplarles sistemas de automatismo adecuados. Pero en muchos casos no será posible y habrá que cambiarlos como parte de las reformas de locales comerciales por el COVID.

Fomentar el espacio libre

La distancia social es uno de los mantras que más repiten los científicos y profesionales sanitarios en esta época que nos ha tocado vivir. Dejar un espacio entre personas de entre uno y medio y dos metros reduce notablemente las posibilidades de contagio. Sobre todo en interiores. Muchos locales estaban bastante abigarrados antes y con poco espacio libre para deambular. Las reformas de locales comerciales actuales, por tanto, deben tender a desocupar el espacio.

Para conseguirlo hay distintos pasos que se pueden, dar. Sobre todo en reformas integrales, que deben planificarse antes siquiera de empezar con las obras. Pasillos más amplios y sin obstáculos, espacios comunes despejados, etc.

Se trata de dejar el mayor espacio libre posible para que en las zonas donde suelen concentrarse más personas no tengan que agolparse y permanecer pegadas unas a otras.

Elección de superficies en reformas de locales comerciales

Todavía no está del todo claro si el COVID-19 permanece mucho tiempo en determinadas superficies. Eso sí, se están llevando a cabo numerosas investigaciones que arrojan cada vez más luz al respecto. Y podemos decir que sí: al contrario de lo que pueda parecer, el material con que se fabricaron dichas superficies sí influye en ello.

Al parecer, las superficies que no son porosas retienen el virus durante más tiempo. Esto es un inconveniente para muchos locales comerciales, porque obliga a limpiezas más frecuentes y exhaustivas. Afortunadamente, también son las más sencillas de limpiar. Por tanto, si se utilizan en las reformas hay que tener esto en cuenta para aumentar la frecuencia con la que se limpiarán.

En el punto contrario, las superficies porosas son capaces de eliminar el COVID-19 más rápidamente. Este tipo de superficies son, entre otras, la madera, el cuero, el papel o el cartón. Como parece lógico, no son las más adecuadas para su instalación en todo tipo de locales. Pero en mostradores, suelos e incluso paredes sí que se pueden instalar. Conviene, por tanto, tenerlos en cuenta a la hora de seleccionar materiales en reformas de locales comerciales con el COVID-19 en mente.

La ventilación, primordial en la reforma

Uno de los puntos a tener en cuenta para evitar la transmisión del virus en interiores es, como hemos comentado, la ventilación. Muchos locales están ventilados de manera incorrecta, o no tienen suficientes ventanas al exterior. Este es un asunto de vital importancia en reformas de locales comerciales que tengan que abordarse en la actualidad.

Este aspecto de la reforma tiene que ser personalizado para cada local, porque cada uno es distinto y tiene unas características particulares. Por ejemplo, una cafetería con grandes ventanales en una localidad con inviernos suaves puede querer instalar ventanales de apertura corredera para dejar todo su frontal abierto por completo. Así parecerá que los clientes están prácticamente en una terraza. Para conseguirlo se pueden instalar unas planchas de cristal correderas que puedan abrirse y cerrarse a voluntad.

Obviamente esto no es una opción para otros tipos de negocio, como una tienda de ropa. Tampoco es viable en localidades donde una vez pasado el verano hace mucho frío o llueve con frecuencia. En estos casos habrá que vigilar la ventilación del interior procurando la creación de corrientes de aire siempre que sea posible. Esto, combinado con la instalación de medidores de CO2 en el local, para comprobar si el aire está muy viciado, facilitará la ventilación de manera rápida y cuando sea necesario.

En cualquier caso, y sobre todo en las reformas de locales comerciales en las que resulte complicado conseguir buenos niveles y rutas de ventilación, se puede acudir a otros recursos para mejorarla. Por ejemplo, a la instalación de sistemas de ventilación, aparatos de aire acondicionado y filtros de limpieza del aire. Todo por procurar que la calidad del aire sea siempre la mejor posible. Eso sí, aunque se tomen estas medidas, hay que tener en cuenta la necesidad de ventilar con frecuencia.

Conclusión

Estas son algunas de las medidas más importantes en las reformas de locales comerciales que se aborden con el COVID-19 en mente. Pero seguro que hay muchas otras que puedes implementar. En función, claro está, de las características del negocio o la empresa que ocupe el local.

Eso sí, aunque tomes todo tipo de medidas siempre tienes que tener en cuenta que las reformas debes realizarlas con las personas y los clientes en mente. Por muchas medidas que tomes, si resulta que los clientes van a estar incómodos con ellas, conseguirás el efecto contrario al deseado.

En vez de un local acogedor tendrás uno incómodo al que no acudirán los clientes. Por tanto, para abordar una reforma de estas características es imprescindible contar con una empresa experta en reformas de todo tipo en locales comerciales, como Reformadísimo, que conozca las medidas y soluciones que se pueden adoptar para tener el COVID-19 a raya.

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat