Las duchas continuas o a ras de suelo eliminan las barreras arquitectónicas para ayudarnos a crear espacios minimalistas y funcionales. Son una opción excelente cuando se busca ganar amplitud y aumentar la seguridad y confort. Cuentan además con una gran lista de ventajas, que las convierten en una opción muy interesante a valorar si quieres reformar tu baño.

¿Sabías que en Reformadisimo somos expertos en hacer reformas integrales en Madrid? Si quieres darle un toque moderno y renovado a tu hogar o necesitas rehabilitar cualquier tipo de vivienda podemos ayudarte. Si quieres, puedes solicitar un presupuesto para reforma integral sin compromiso o contactarnos exactamente qué necesitas; estaremos encantados de asesorarte.

Nuestros profesionales pueden encargarse de hacer la reforma de tu baño para darle un aire nuevo y renovado. En un artículo anterior te lo contamos todo sobre las hornacinas en el baño y cómo pueden ayudarte a aprovechar el espacio, también te explicamos en otra ocasión cuáles eran los diferentes tipos de suelos para baños y sus características. Continuamos dándote todas las claves para un baño de ensueño en este artículo en el que te contamos todo lo que necesitas saber sobre las duchas continuas. ¡Sigue leyendo!

Ventajas de una ducha a ras de suelo

Las duchas continuas o a ras de suelo son un sinónimo de seguridad, confort y amplitud. Se inspiran en las temas de la Antigua Roma y además de resultar increíblemente estéticas y funcionales al reducir a la mínima expresión los elementos del cuarto de baño, cuentan con numerosas ventajas que te descubrimos a continuación:

  1. Son más seguras: Al eliminar las barreras arquitectónicas ofrecen una mayor seguridad que otros sistemas porque se puede entrar y salir de ella con la mayor comodidad posible. Por eso, son especialmente recomendados para personas mayores y/o con problemas de movilidad aunque todos podemos beneficiarnos de esta ventaja.
  2. Generan una sensación de amplitud en el baño: Al no contar con tabiques, muretes o escalones en el baño, el espacio se ve más diáfano y despejado.
  3. El baño será más fácil de limpiar y mantener: Al contar con menos elementos, rincones y barreras, tardarás mucho menos en limpiar el baño.
  4. Ideales para modernizar el baño: La transición entre la ducha y el suelo del baño es limpia y continua, la integración de este elemento es perfecta. Además, como no hace falta un muro de obra como separación vertical los paneles de vidrio pueden ser los protagonistas; un material que se integra a la perfección en el cuarto de baño.

¿Necesito reformar el baño entero para poner una ducha así?

Dependerá de tu tipo de baño pero normalmente no será necesario reformarlo por completo y solo harán falta unas pequeñas modificaciones.

Lo fundamental para instalar una ducha continua es que haya una pendiente para que el agua pueda fluir hacia el desagüe, normalmente de unos 5 cm. Muchos baños, especialmente los de las casas más antiguas, no cuentan con ese desnivel y es necesario instalar una pequeña pendiente para ganar altura.

La instalación y las obras y modificaciones que haya que hacer en tu baño dependen de muchos factores, lo más recomendable es que contactes con profesionales expertos en la materia como Reformadísimo.

¿Puede mi baño tener una ducha a ras de suelo?

Claro, aunque lo más sencillo sea instalarlo en una obra nueva, podemos instalar una ducha a ras de suelo en cualquier baño.

Lo único que tienes que tener en cuenta es que el precio de la instalación dependerá en gran medida del tiempo que tenga que emplear el profesional y de los materiales que hayas escogido.

Por eso, te recomendamos que contactes con nosotros para pedirnos un presupuesto a medida sin compromiso.

Materiales a usar

Podemos utilizar una gran variedad de materiales para construir este tipo de duchas, desde madera hasta azulejo pasando por todo tipo de pavimentos con componentes como el mármol o el granito.

Aunque, lo más recomendable es optar por azulejos grandes porque ofrecen una mayor seguridad, son más fáciles de limpiar y su instalación es más sencilla. Del mismo modo, pueden utilizarse para lograr una estética más uniforme en todo el cuarto de baño.

Si no se quiere utilizar ninguna junta en el plato de dicha también se pueden usar platos de ducha de acero esmaltado. Son muy resistentes y fáciles de limpiar y están disponibles con muchísimos acabados diferentes para que puedas escoger el que mejor se integre con el diseño de tu cuarto de baño. Además, en caso de que quieras cambiarlo en un futuro puedes sustituirlo por otro plato de ducha sin necesidad de hacer una obra.

Contenido validado por María Luisa De La Rubia
Socia Fundadora en Reformadisimo