A veces nos encontramos con ciertas decisiones en cuanto a reformas de la casa que no son fáciles de tomar. Una de ellas es si cerrar la terraza o no. Puede que el lugar donde vivas no tenga el mejor clima para disfrutar de ella o que desees ganar espacio en tu vivienda. Sea como fuere es importante que conozcas una serie de consideraciones previas al cierre de un balcón o terraza. 

Preguntas que debes hacerte antes de cerrar la terraza

Antes de llevar a cabo esta reforma necesitas hacerte una serie de preguntas que te garanticen que estás tomando la decisión más adecuada. Toma nota. 

1.- Motivos por los que quieres cerrar la terraza

Piensa bien por qué quieres cerrar la terraza de tu vivienda. No todos los motivos son iguales ni nos conducen a soluciones pragmáticas. Puede que quieras cerrar por razones de seguridad o intimidad, para terminar con los ruidos, para disfrutar todo el año de ella o para sumar metros cuadrados al espacio de tu casa. La respuesta al motivo por el cual deseas cerrar tu terraza te permitirá tomar mejores decisiones, especialmente en cuanto a la elección de tipos de cerramientos se refiere. 

2.- ¿Es legal cerrar la terraza de tu vivienda?

Esta es otra cuestión clave antes de lanzarse a hacer reformas. Al cerrar una terraza integrando dicho espacio en la casa, le estamos añadiendo metros útiles, lo cual no siempre es legal de acuerdo a la ley urbanística vigente. Por este motivo, es importante que te informes en tu Ayuntamiento para solicitar la autorización o el permiso pertinente antes de empezar con la reforma. Por otro lado, al modificar la estética del edificio también necesitarás la aprobación de tu comunidad de vecinos, de lo contrario estarás expuesto a una sanción económica que varía según cada Ayuntamiento. Por ejemplo, esta sanción en el caso de Madrid podría llegar hasta los 600.000 € de multa. 

3.- La ubicación de la terraza

Una terraza es un espacio comunitario que pone en comunicación el espacio exterior con el interior de la casa. Por lo tanto, su ubicación es otro de los aspectos clave antes de tomar la decisión de cerrarla o no. En función de su orientación será mejor escoger, por ejemplo, una clase de vidrio u otra. Si la terraza tiene orientación norte habrá que priorizar el aislamiento térmico. Mientras que si la terraza dispone de orientación sur nos preocuparemos de el control solar. 

Una vez solventadas estas cuestiones podremos seguir dando pasos para poder cerrar la terraza de nuestra casa. A continuación, te mostramos otros aspectos importantes a tener en cuenta para llevar a cabo esta reforma con éxito. 

Otras consideraciones para cerrar tu terraza sin problemas

Ya tienes claro tanto el motivo por el que quieres cerrar tu terraza, como los permisos que tienes que sacar, así como la ubicación de la misma. Es momento de empezar a tomar otro tipo de decisiones clave para que esta reforma sea exitosa. 

  • Tipo de diseño: según toda la información recabada en el punto anterior nos interesará más un tipo de diseño de terraza que otro. Lo cierto es que existen múltiples opciones a elegir, pero podemos destacar entre un diseño general en el que poder hacer combinaciones de puertas y ventanas u optar por dejarlo todo fijo. Un diseño según el tipo de apertura en el que es habitual el uso de ventanas correderas o plegables. Finalmente, podemos elegir el tipo de terraza según el encubrimiento de techo elegido. Este puede ser transparente u opaco. Ambas opciones son interesantes, pero hay que conocer tanto sus pros como sus contras. Un techo transparente necesita de un buen aislante solar, especialmente en terrazas orientadas hacia el sur. También no hay que olvidar que los techos de vidrio o policarbonato pueden ser bastante molestos en días de lluvia. Por su parte, la desventaja de optar por un techo opaco es la pérdida de luminosidad y sensación de amplitud. 
  • Eficiencia energética: es importante no olvidar que al cerrar una terraza se puede lograr un mejor aislamiento, lo que se traduce en una mejora de la calificación de eficiencia energética considerable. Este aspecto puede servir para revalorizar la vivienda en caso de querer venderla o alquilarla, así como para pedir ayudas para su rehabilitación. 

Tipos de materiales para cerrar una terraza

Entramos en un punto delicado que merece una especial atención. Se trata de la elección de materiales antes de llevar a cabo los trabajos de la reforma. Elegir el mejor material para el cerramiento de nuestra terraza no es una tarea sencilla, ya que cada uno de ellos tiene sus puntos débiles y sus puntos fuertes. En este sentido, lo mejor es dejarse aconsejar por profesionales del sector como los que trabajan para Reformadísimo. No obstante, vamos a hacer algunas aclaraciones al respecto de determinados materiales. 

Los tipos de cerramientos pueden ser o bien de acero, de aluminio, de PVC o bien de madera. Por ejemplo, el aluminio es un material muy ligero y fino que permite su instalación en casi cualquier color tanto por dentro como por fuera. La madera es muy elegante y bonita, pero requiere de una serie de cuidados y mantenimiento para protegerla de las inclemencias del tiempo. Asimismo, el PVC es un material muy estanco y resistente, pero permite jugar menos con los acabados. Respecto al tipo de vidrio a elegir lo más habitual es optar por el de doble cristal con una cámara de aire que nos garantice un buen aislamiento. Para climas con temperaturas altas se pueden instalar vidrios de baja emisividad y control solar. También se pueden usar cristales templados de entre 6 y 12 mm de espesor. Todo dependerá de las necesidades a cubrir con el cerramiento de la terraza. También existen vidrios inteligentes que se adaptan a las características de casi cualquier terraza. 

La siguiente decisión a tomar en cuanto a materiales se refiere es el tipo de techo a poner sobre el cerramiento elegido (ventanas y puertas correderas, plegables, cortinas de cristal, etc). Si tu terraza permite la opción de colocar un techo sobre ella, es imprescindible que sepas con qué tipo de opciones cuentas:

  1. Techos de vidrio: el vidrio permite la entrada de luz natural en lugares donde no se necesite una gran protección solar. No obstante, para techos en terrazas de orientación norte este puede ser un material bastante frío. Nos encontramos ante la tesitura de dar prioridad a la entrada de luz hacia la casa o a la protección de la misma frente al frío. 
  2. Techos de policarbonato: en esta ocasión, estamos ante un material que deriva del vidrio, pero con unas características mejoradas, ya que permite la entrada de luz al tiempo que ofrece un gran aislamiento térmico y acústico. 
  3. Techos de panel sándwich: si el motivo para cerrar tu terraza es ganar espacio hacia el interior de la casa, esta es la mejor opción. Los techos de panel de sándwich están fabricados con materiales aislantes de alta calidad como, por ejemplo, la fibra de vidrio. Esto te permitirá crear un ambiente perfecto dentro de tu nuevo espacio. 

¿Techos fijos o móviles?

Esta es una pregunta importante a la hora de cerrar una terraza. A la hora de instalar un techo sobre el cerramiento tenemos dos opciones, hacerlo de manera fija o móvil. Los techos móviles te permiten disfrutar de tu terraza sin importar si llueve o no afuera. En este sentido, has de saber que los techos son estructuras independientes a los diferentes tipos de cerramientos. Por esta razón, se adaptan a prácticamente toda clase de armazones. 

Ventajas de cerrar una terraza

Aunque todas las reformas pueden ser un poco molestas, lo cierto es que encierran importantes ventajas a tener en cuenta. En el caso de instalar un cerramiento en la terraza estas son las más destacadas:

  1. Mayor privacidad: cerrar la terraza te permite disponer de una mayor privacidad de cara al exterior. Ya no tendrás que preocuparte por miradas ajenas. 
  2. Más seguridad: Los cerramientos permiten una mayor protección de las terrazas frente a los robos. Por otro lado, en el caso de tener niños, estas estructuras evitan posibles accidentes fatales. 
  3. Menos ruidos: los molestos ruidos de la calle se minimizan en el momento en el que cierras tu terraza. Porque todos sabemos que este es un espacio para la tranquilidad y el relax. 
  4. Más limpieza: lo mismo sucede con la suciedad del exterior. Gracias a un buen cerramiento podrás evitar que esta entre hacia el interior de tu vivienda, pudiendo así mantenerla limpia por más tiempo. 
  5. Mayor eficiencia energética: un buen aislante térmico te ayudará a ahorrar energía dentro de tu casa. Esto mejorará considerablemente la eficiencia energética de la misma llegando a revalorizar su precio. 
  6. Comodidad y disfrute: dispondrás de un espacio único para el disfrute en familia o para esos momentos en los que quieres un lugar para ti. 

Ante cualquier duda sobre si cerrar tu terraza o no consulta siempre a verdaderos profesionales como los que integran el equipo de trabajo de Reformadísimo. Ponte en contacto con nosotros y te informamos sin compromiso. 

Contenido validado por María Luisa De La Rubia
Socia Fundadora en Reformadisimo
WhatsApp chat