Nunca pensamos que nuestros hogares podrían ser potencialmente peligrosos. Hacemos lo posible para que nuestra familia y seres queridos estén sanos y salvos en todo momento, pero a menudo las amenazas no son visibles y se esconden donde no podemos verlas. A continuación enumeraremos peligros potenciales y sugerencias en cuanto a cómo remediarlos.

  • Si su casa tiene más de 30 años de antigüedad es probable que contenga pintura a base de plomo, una sustancia altamente tóxica. Con el tiempo, ya sea de forma natural o por el desgaste, astillas y cáscaras de pintura se desprenden de las paredes. Estas partículas de pintura se infiltran en el aire, caen en superficies donde los niños caminan, juegan y gatean, y acaban ingiriéndolas. El envenenamiento por plomo afecta gravemente al desarrollo del cerebro. Lo mejor es comprobar si su pintura contiene plomo (incluso bajo capas) con un profesional o con un kit de prueba casera disponible en cualquier ferretería, y si es así, no tomar el asunto en sus propias manos y contrate a un profesional calificado para quitar toda la pintura de su casa.
  • El moho puede esconderse en cualquier lugar, especialmente en aquellas habitaciones que tienden a albergar humedad, como baños y sótanos. El moho puede causar problemas graves de salud, como alergias y asma, y cuando está presente en un edificio demasiado tiempo, puede causar el “síndrome del edificio enfermo.” Lo mejor que se puede hacer es tratar de evitar la formación de moho mediante la eliminación de la humedad en el aire, y si es necesario usar un deshumidificador. Compruebe si hay fugas en las cañerías, en los conductos de aire y goteras en el techo. El uso de la lejía elimina el moho, ya que mata y previene el crecimiento de las esporas.
  • Nuestra agua subterránea se encuentra expuesta a la contaminación debido a los vertidos industriales y a las fumigaciones agrícolas, lo que se traduce en una mayor carga para los sistemas de depuración de agua de las ciudades, que a veces añaden inadecuadamente demasiado cloro para matar gérmenes y bacterias. Por lo que no es difícil encontrar en nuestra agua potable y en nuestras cañerías, restos de toxinas, sustancias químicas y metales pesados. Para eliminar estas impurezas se puede instalar un sistema de purificación de agua en el hogar, con la tecnología de filtración que utiliza un filtro de sub micrones de intercambio iónico y un filtro de carbón activo, que eliminará más del 99% de toda la contaminación del agua. Para las personas que viven en un edificio de viviendas se puede instalar un filtro de agua directamente en el grifo de la cocina. Para viviendas unifamiliares más grandes, se debe buscar un sistema de filtro de agua completo para toda la casa que manejan grandes volúmenes de agua.
  • El monóxido de carbono es una sustancia inodora tóxica de origen natural, emitida cuando el combustible fósil orgánico se quema sin la ventilación adecuada. Estufas, calentadores de agua y hornos de gas, chimeneas, tubos de escape de automóviles y el humo del tabaco son los principales potenciales emisores de monóxido de carbono en el hogar. Para detectar posibles fugas mortales, es imperativo equipar su hogar con detectores de monóxido de carbono. Debe de haber uno en cada nivel de la casa, así como en el sótano. Los detectores se deben probar una vez al año y las baterías deben ser revisadas y reemplazadas periódicamente.

Con esta información básica acerca de los peligros ocultos que acechan nuestros hogares, es el momento de actuar y de invertir en salud.

WhatsApp

 

WhatsApp chat