Un loft puede ser una alternativa perfecta como primera vivienda tras independizarse. También para compartir con un amigo o un lugar ideal para vivir con tu pareja. La reforma de este tipo de inmueble está muy de moda en las grandes ciudades aunque también se pueden encontrar en las afueras. En este artículo hablaremos de las ventajas e inconvenientes de vivir en un loft. Veremos que muchas ventajas pueden convertirse en inconvenientes y viceversa.

¿Cómo surgió el loft?

El origen de los lofts como inmuebles se encuentra en la ciudad de Nueva York. Comenzando a construirse este tipo de apartamentos en los años 50, especialmente en los barrios de Tribeca y el Soho.

Los lofts surgieron de la necesidad de apartamentos amplios y más baratos. Los almacenes, fábricas y desvanes en desuso se adaptaron para albergar viviendas. Estas viviendas principalmente fueron ocupadas por artistas o estudiantes pero pasados los años se fueron rehabilitando hasta convertirse incluso en pisos de lujo.

Actualmente podemos encontrar este tipo de inmuebles en las grandes ciudades, tanto en el casco urbano como en las afueras, y suelen estar situados en los pisos más elevados de los edificios o en pisos de pocas plantas.

Dependiendo de las necesidades de cada persona a la hora de buscar una vivienda adecuada, un loft puede suponer el lugar perfecto para pasar unos meses o unos años. Pueden ser pisos perfectos para vivir solo o en compañía.

R

Aquí exponemos una serie de ventajas o inconvenientes a tener en cuenta a la hora de escoger un loft como lugar de residencia, definitivo o temporal.

Ventajas de vivir en un loft

Vivir en un inmueble de este tipo puede ser una experiencia acogedora y gratificante para el bolsillo. A continuación te contamos cuáles son las mayores ventajas que tiene y por qué tendrías que plantearte vivir en un loft.

Espacios abiertos y amplitud

Los lofts se caracterizan por estar divididos en dos pisos y tener un espacio abierto por todo el inmueble. Esto quiere decir que no existen las paredes entre unas habitaciones y otras porque todo forma parte del mismo espacio.

El baño puede encontrarse situado en el piso superior o el inferior y es la única habitación con puerta.

Esto hace que la sensación de espacio sea mayor aunque el loft pueda tener menos metros cuadrados que otro piso de condiciones similares. El salón y la concina son un todo y la estancia respira.

Los techos altos de este tipo de inmuebles dan un acabado perfecto a la sensación de amplitud. Son una característica fundamental para que un loft cumpla con su función.

Un simple movimiento de muebles hace que cambie totalmente

Solo con mover los muebles de sitio podemos conseguir una atmósfera completamente diferente en el piso. Los muebles que componen la sala de estar se pueden desplazar y combinar con otros elementos decorativos creando una habitación totalmente diferente. Eso es algo muy positivo si llevamos un periodo largo viviendo en el loft.

El hecho de que no haya paredes facilita el desplazamiento de los muebles de un lugar a otro dentro del mismo piso. Algo que no podemos hacer en un apartamento convencional.

Complicidad en pareja

Un loft puede ser perfecto para la convivencia en pareja. El espacio abierto hace que se puedan compartir muchos más momentos en compañía, haciendo que el tiempo que se pasa en casa sea mucho más íntimo.

Además, al estar la cocina y el salón juntos, el miembro de la pareja que esté cocinando siempre tendrá compañía debido al espacio abierto.

Decoración low-cost

La decoración de un loft siempre va a salir mucho más barata que la decoración del interior de un piso convencional.

El espacio abierto requiere de menos elementos decorativos. Las paredes se pueden cubrir con cuadros o espejos sin invertir demasiado.

Se pueden establecer dos espacios diferentes en cuanto a decoración, separando el piso de arriba y el piso de abajo por estilos.

Los lofts son lugares minimalistas, donde los acabados suelen estar hechos con los mismos materiales que la construcción del edificio. Esto le da un aire industrial que combina perfectamente con una decoración de este tipo.

Luz natural

Una característica frecuente en todos los lofts son los grandes ventanales. Esto proporcionará a la estancia única mucha luz natural.

Además, al no tener paredes que entorpezcan la dirección de la luz, todos los rincones de la casa tendrán iluminación natural mientras sea de día.

Esto puede ayudar a ahorrar en la factura de la luz sobre todo en verano, cuando los días son más largos.

Paredes de quita y pon

En un lugar tan espacioso como lo es un loft podemos crear paredes móviles utilizando biombos o cortinas.

Si queremos un poco más de intimidad o soledad podemos utilizar biombos o cortinas para crear habitaciones separadas temporales.

Si queremos dar intimidad a unos invitados o compartimos el piso con amigos podemos darnos espacio usando unas cortinas y recuperar el espacio común apartándolas para hacer vida en común.

Los biombos también son unos elementos decorativos muy útiles en un loft. Podemos separar la zona de la cocina de la sala de estar con un biombo y apartarlo cuando queramos tener más espacio.

Inconvenientes de vivir en un loft

Un loft puede no ser para todo el mundo. Precisamente lo que lo caracteriza puede ser una ventaja o un inconveniente según quién lo mire. Sus espacios abiertos, sus grandes ventanas o el ambiente industrial de su construcción puede ser agradable o molesto según con qué ojos se mire.

A continuación te contamos qué inconvenientes tiene vivir en un loft y por qué deberías sopesar todo esto si te estás planteando mudarte o independizarte.

Es más difícil de calentar

El inconveniente del espacio abierto es que será más difícil calentar el loft en invierno. El espacio abierto está muy bien pero las paredes guardan mucho mejor el calor. Además, en un loft de dos pisos lo más probable sea que el calor suba al piso de arriba y el de abajo se quede frío.

El gasto económico en calefacción puede llegar a ser superior en un loft que en un apartamento convencional con los mismos metros cuadrados.

Algunos lofts no tienen calefacción centralizada con radiadores, así que las otras opciones suelen consistir en estufas o radiadores eléctricos. Este sistema es un poco engorroso y si queremos calentar todo el piso de una vez necesitaremos varias estufas, lo que conllevará el consiguiente desembolso económico.

Menos intimidad

Si tenemos invitados será mucho más complicado ofrecerles un espacio propio donde estar. De la misma forma nuestro espacio privado está al descubierto para nuestros invitados. También tendremos poca intimidad si compartimos el piso con otras personas con las que no tenemos tanta intimidad.

La opción de las cortinas está muy bien para momentos puntuales pero los ruidos se escuchan por igual en todo el espacio. Ver la televisión o escuchar música cuando otras personas no quieren puede ser un problema para la convivencia.

Olores por todas partes

La cocina está en el mismo espacio que la sala de estar y lo mismo pasa con el dormitorio. Todo está en la misma habitación aunque tengamos las escaleras. Esto hace que los muebles, la cama, o la ropa puedan coger el olor fácilmente cuando cocinamos.

En este caso las cortinas o los biombos tampoco son suficiente para separar los olores de la cocina del resto de la casa. Es algo que no podemos impedir que ocurra en un loft.

Menos acogedor

La falta de paredes hace que cueste llenar tanto espacio con muebles u objetos decorativos. Esto puede crear una sensación de espacio vacío aunque tengamos todos los muebles que necesitamos.

El ambiente industrial y diáfano puede generar una sensación poco acogedora y cálida que por muchas cortinas que pongamos será difícil de remediar.

Más difícil de limpiar

De nuevo nos encontramos con un inconveniente relativo a la disposición del espacio en el loft. Podríamos pensar que el hecho de que no tengamos paredes separando unas habitaciones de otras nos facilitaría la limpieza. Pero no más lejos de la realidad. Un espacio abierto sin recovecos hace que si una zona está sucia o desordenada parezca que el espacio al completo lo está.

Los lofts se caracterizan también por tener ventanas grandes. Abriendo las ventanas ventilaremos la casa de una sola vez pero si lo hacemos en invierno podemos enfriar la casa entera también con facilidad.

Cómo reformar un loft

Para responder a esta cuestión tenemos que plantearnos dos casos. Uno, que quieras mejorar el aspecto actual de tu loft. Y dos, que desees convertir tu piso en un espacio abierto para ganar metros cuadrados. En ambos casos necesitas de una reforma.

Reorganizar el espacio de un loft

Sabes que tu loft esconde todo un mundo de posibilidades y por este motivo quieres explotarlas todas. No estás satisfecho con la distribución de su espacio porque sabes que podrías ganar más luminosidad y metros cuadrados gracias a la reorganización de su distribución actual.

Para esta obra necesitas profesionales en reformas integrales que sepan cómo sacar partido a todo el potencial de tu loft. Se trata de buscar un equilibrio entre todas las zonas sin permitir que pierdan su funcionalidad. Para ello, suelen utilizarse los muebles como elementos divisorios. Otros trucos para reformar tu loft son:

  • Gana luz natural gracias al uso de paredes mucho más limpias y en tonos más claros. También es importante diseñar espacios amplios donde la vista no se interrumpa con decoración innecesaria.
  • Si tu techo es alto siempre se puede construir un segundo espacio para colocar una nueva habitación superior. Es obra implica la creación de una escalera mediante la cual se pueda acceder a tu nuevo dormitorio. Lo cierto es que se trata de un elemento que aporta mayor intimidad al tu loft al estar separado del resto de la vivienda.
  • Puertas correderas para crear divisiones sin perder espacio. Hay ciertas estancias de un loft que requieren de un pequeño cierre para su mayor disfrute. Opta por puertas plegables o correderas para este fin.
  • En este tipo de obra se incluirá el diseño de estantes flotantes y espacios de almacenaje que no resten metros cuadrados a tu loft.

Reforma de piso a loft

Cuando optas por esta clase de reforma lo primero que hay que tener claro es la nueva distribución del espacio. Esta obra requiere de la eliminación de esas paredes y muros que te están quitando visibilidad, luz natural y metros cuadrados. Los pisos pequeños en los que muchas personas viven hoy día, se convierten en una vivienda mucho más agradable y cómoda cuando son convertidos en loft. Estas son las claves para ello:

  1. Es importante trabajar siempre con planos que incluyan las posibilidades de cada espacio. En ellos, además se debería incluir siempre la localización de los planos eléctricos y tomas de agua. De ellos, dependerán mucho las opciones a la hora de plantearnos dónde puede situada la cocina o el baño.
  2. También necesitas tener muy claros los objetivos que pretendes cubrir con esta reforma. ¿Quieres tener un nuevo espacio para trabajar? ¿Necesitas una habitación más? ¿Un salón más grande? Todo ello, nos indicará cómo distribuir los espacios de tu nuevo loft.
  3. Finalmente, es importante tener claro cuál va a ser la estética de tu nueva vivienda. Minimalista, industrial, vintage… Hay estilos que necesitan de más elementos decorativos y otras no.

Un loft puede ser un inmueble perfecto para vivir una temporada o permanentemente pero todo depende de las necesidades personales. Antes de vivir en un loft es necesario tener en cuenta todas las ventajas e inconvenientes que ello puede tener.

Vivir en un loft puede ayudar a despertar la creatividad por el aire industrial y alternativo. Pero no olvidemos que también puede convertirse en un lugar incómodo si buscas más versatilidad.

Sea como fuere siempre confía en una empresa profesional especializada en reformas integrales como Reformadísimo. Te ahorrarás dinero y problemas innecesarios.

Esperamos que te haya resultado de utilidad este artículo sobre las ventajas e inconvenientes de vivir en un loft. Puedes pasarte por otros artículos de nuestro blog si tienes interés en consejos para decorar o reformar una casa o un piso.

WhatsApp chat