Aislar térmicamente una casa tiene muchos beneficios. En este artículo te hablamos de todas las ventajas que tiene aislar térmicamente una vivienda.

Dependiendo de dónde esté ubicada la vivienda, con el aislamiento térmico ayudaremos a mantener la temperatura interior, sea más frío o más cálido. Tanto si el objetivo es mantener una temperatura fresca en verano como si es que la vivienda mantenga una temperatura agradable en invierno el aislamiento es importante.

Aislamiento térmico como inversión de futuro

Cuando hablamos de aislamiento térmico nos referimos no solo a la fachada, sea del edificio o de una casa unifamiliar. También tenemos que prestar atención al aislamiento de ventanas, puertas, techos y suelos.

Una de las consecuencias negativas de tener un mal aislamiento térmico o de que la vivienda carezca de él es la pérdida de calor. Esta pérdida hace que se incremente el gasto de las facturas para poder conseguir que la casa se mantenga caliente o fresca en caso del aire acondicionado y las altas temperaturas en el exterior. Al gastar más energía en los sistemas de calefacción y aires acondicionados estamos incrementando las emisiones de CO2 a la atmósfera. Un aislamiento térmico de buena calidad hará, por lo tanto, que se ahorre energía y se reduzcan las emisiones de CO2.

Para tener una casa que sea energéticamente eficiente es importante contar con un buen aislamiento térmico. En este artículo hablamos de tipos de aislamientos y para qué se emplea cada uno de ellos además de sus ventajas.

Algunas de las decisiones con respecto al aislamiento térmico no dependerán de nosotros únicamente. En el caso de vivir en un bloque de viviendas, la comunidad decidirá sobre el aislamiento del edificio en la fachada.

Beneficios de aislar térmicamente tu vivienda

Ahorramos en gastos derivados de facturas

Aislar térmicamente una vivienda contribuye al ahorro en las facturas energéticas. Con un buen aislante térmico en casa podemos llegar a ahorrar considerablemente en las facturas de electricidad o gas. Como hemos dicho antes, al aislar correctamente la vivienda, la energía se mantendrá dentro de la casa. Esto hará que la casa mantenga la temperatura deseada, sea calefacción o aire acondicionado.

El aislamiento térmico reducirá las pérdidas de calor y frío, manteniendo la temperatura ideal dentro de la vivienda.

Aislando térmicamente una casa se puede llegar a ahorrar entre un 30% y un 70% en las facturas energéticas. Esto se verá reflejado en el gasto final de las facturas.

Una vivienda mal aislada necesita más energía para su climatización. Posiblemente al apagar la calefacción la casa tendrá una buena temperatura pero se enfriará más rápido que si contamos con un buen aislante.

Menos humedades en casa

El aislamiento térmico también beneficiará a una casa con humedad. Las humedades se suelen acumular en el interior de los edificios y de las casas. A veces la única solución es aislar térmicamente la vivienda y, aplicando el aislante entre los huecos de los tabiques se evitará la acumulación de humedades.

Mayor confort

Aislar térmicamente una casa contribuye al confort. Un buen aislante en fachada, paredes interiores, puertas y ventanas hará que la temperatura en verano y en invierno sea agradable durante más tiempo y con mucha más facilidad. Esto creará un ambiente perfecto para vivir.

Las viviendas sin aislante térmico suelen enfriarse pronto en invierno y calentarse muy rápido en verano.

Pasar frío o calor dentro de una casa es incómodo y con un buen aislante podemos tomar el control sobre la temperatura del interior.

Muchos de los aislamientos térmicos, además, también son aislantes acústicos. De forma indirecta estaremos aislando acústicamente nuestra vivienda incrementando el nivel de confort aún más.

Revalorización del inmueble

La instalación de aislamiento térmico en una vivienda revaloriza inmediatamente la vivienda.

Aislar térmicamente una casa es una inversión. Podemos recuperarla en unos años y si queremos vender la vivienda en algún momento, supondrá un aumento del precio final.

La vivienda se revalorizará tanto si se trata de un piso en un edificio como si hablamos de una casa unifamiliar. En ambas ocasiones vender una casa con aislante térmico será un negocio asegurado.

Esta es una inversión a medio plazo.

Beneficioso para el medio ambiente

Cuando aislamos térmicamente una casa no solo estamos beneficiándonos a nosotros sino que también contribuiremos a mejorar el medio ambiente.

Las emisiones de CO2 se reducirán considerablemente al instalar un aislamiento térmico en la vivienda. Perderemos menos energía al mantener la casa completamente aislada.

Un aislante térmico puede contribuir a reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera de forma considerable. Además de, como hemos comentado anteriormente, reducir el gasto de las facturas.

Un mal aislamiento térmico o la inexistencia del mismo tiene la consecuencia de aumentar el gasto energético y por lo tanto las emisiones de C02. Es una consecuencia que no solo nos afecta a nosotros.

Reducción de impuestos

Esto puede parecer raro pero al invertir en un aislamiento térmico de la casa la estamos convirtiendo en una vivienda con mayor eficiencia energética. Esto repercute en los impuestos que pagaremos.

Nuevos espacios de la casa aprovechados

Aislar térmicamente una casa puede contribuir a aprovechar mejor los espacios dentro de la vivienda. Si se trata de una casa unifamiliar con sótano o buhardilla, al instalar el aislante térmico podemos sacarles partido.

Podemos convertir ciertos lugares como el sótano en lugares útiles para la casa con la instalación de un buen aislante térmico.

El desván abuhardillado puede convertirse en un perfecto estudio para tocar instrumentos, pintar, una sala de videojuegos o un cuarto de invitados. Lo mismo ocurre con el sótano o con una despensa amplia.

Algunos de los materiales que se usan para aislar térmicamente una vivienda

Lana de roca

Fabricado con rocas volcánicas, es un aislamiento bastante frecuente. Tiene muy buena resistencia a las altas temperaturas, esto lo convierte en un material ignífugo muy utilizado.

Se usa como aislante contra el frío y el calor, así que es perfecto para una casa situada en cualquier localización geográfica.

Además de ser un buen aislante térmico también lo es contra los ruidos.

La lana de roca tiene muy buena resistencia contra la humedad.

Celulosa

La celulosa es uno de los aislantes térmicos con mayor uso en el mercado de los aislantes. Se trata de un material muy adherente a las superficies. Entre las fibras hay espacios vacíos y esto es propicio.

Este aislante térmico se fabrica reciclando y triturando las fibras de papel de periódico. Después se le añaden sales de boro. Este es otro de los aislantes ignífugos más utilizados para aislar térmicamente una casa.

Fibra de madera

Este aislante es frecuente para localizaciones donde hace mucho calor. Es más utilizado para aislar una vivienda situada en un lugar cálido, donde el uso del aire acondicionado es habitual.

El material se forma con fibras de madera a las que se añade ácido bórico, convirtiendo, una vez más al aislante en ignífugo.

En resumen: una inversión que merece la pena

Para llevar a cabo una reforma de aislamiento térmico en un edificio existen ayudas para las comunidades. En una casa unifamiliar, aislar térmicamente la vivienda es una inversión que se recuperará con creces en poco tiempo. Además no podemos olvidar lo que se revaloriza el inmueble.

Para las obras de aislamiento térmico en bloques de edificios, podemos informarnos acerca de las subvenciones de eficiencia energética que existen en las distintas comunidades autónomas de nuestro país.

Para que todo el proceso de rehabilitación de la vivienda a este nivel, lo ideal es contar con un gestor energético y con una buena empresa de reformas para que todo salga perfecto. Aislar térmicamente una casa merece la pena por todo el ahorro que supondrá de energía, económico e incremento del confort en la vivienda.

Aislar térmicamente la vivienda tiene un efecto inmediato sobre esta.

No podemos olvidar que, además del aislamiento en fachadas, paredes interiores, techos o suelos, deberíamos tener en cuenta la instalación de puertas y ventanas aislantes. Las ventanas de PVC con doble cristal son una opción perfecta para completar el aislamiento térmico de la casa. Además esto también ayudará para el aislamiento acústico de la vivienda.

No podemos olvidar que una de las ventajas más importantes de aislar térmicamente una vivienda es el ahorro en las facturas. Como hemos comentado anteriormente, ahorraremos en el gasto energético. Tanto del aire acondicionado en verano como de la calefacción en invierno.

Podemos utilizar diferentes materiales para el aislamiento térmico pero lo adecuado es consultar con un experto para que nos asesore a cerca de sus diferencias. Para una reforma de este tipo es importante contar con profesionales en la materia.

Si quieres leer más artículos sobre temas relacionados con reformas puedes echar un vistazo a los siguientes en nuestro blog:

8 métodos de aislamiento térmico y en qué beneficia al medio ambiente.

7 sistemas de aislamiento acústico para la reforma del dormitorio.

Trucos para iluminar una casa sin ventanas en una reforma.

No dudes en consultar nuestra web para más información sobre la reforma de una casa o el aislamiento térmico de una vivienda. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para un presupuesto personalizado o resolver todas tus dudas.

 

WhatsApp chat