Las reformas son fundamentales como parte de un plan de vida mejor. No solo nos ayudan a mejorar la calidad y comodidad de nuestro hogar, sino que además lo revalorizan. No es de extrañar entonces que prestemos especial atención a los materiales para reformas. La base para que cualquier tipo de obra sea todo un éxito.

Toda reforma parte de un presupuesto

Las reformas en casa nos ponen al límite de alguna manera. Esta es una prueba de fuego para administrar bien el presupuesto disponible para tal fin. La cantidad de dinero del que dispongas determinará en gran manera la calidad de los materiales para reformas. Evidentemente, cuanto mayor sea el presupuesto mejor será la calidad de la obra. Sin embargo, esto no es siempre así.

La buena administración del dinero, así como el sentido común a la hora de utilizarlo es clave para una buena reforma integral. De nada te servirá disponer de un buen colchón económico, si no dispones del asesoramiento adecuado para elegir los materiales para reformas. Por lo tanto, hacer un buen presupuesto te ayudará a ahorrar dinero, tiempo y problemas innecesarios por falta de planificación previa.

Profesionales al cargo de la elección de materiales para reformas

Cuando tratamos de hacer por nosotros mismos lo que es labor de un profesional es posible que cometamos ciertos errores. Fallos que pueden terminar arruinando la calidad de una buena reforma. Por este motivo, para la elección de materiales para reformas siempre te recomendamos que cuentes con el asesoramiento de una empresa especializada en este sector.

Gracias a su experiencia no solo te ahorrarás tiempo y dinero, sino que podrás disponer de los mejores consejos en función del presupuesto disponible. No te la juegues queriendo ahorrar un poco de dinero más. Al final lo barato podría salirte caro. Ten en cuenta que la calidad de los materiales para reformas es fundamental para evitar fugas, roturas, humedades, pérdida de energía, etc.

En Reformadísimo contamos con un amplio equipo de profesionales que conocen el mercado a la perfección. Por este motivo, siempre te aconsejarán materiales de calidad adaptados a tus gustos y posibilidades económicas. Merece la pena depositar tu confianza en aquellos que realmente pueden ofrecerte una serie de garantías con respecto a tu proyecto u obra.

Tipos de suelos para una reforma

El cambio de suelos es una de las partes fundamentales de una reforma. Utilizar materiales de calidad para el suelo nos permitirá disfrutar de:

  • Seguridad.
  • Comodidad.
  • Climatización.
  • Aislamiento.

Necesitas escoger un tipo de suelo que se ajuste a las necesidades de tu casa, así como a las de tu familia. Existen dos tipos básicos de suelo:

  1. Suelos cerámicos: el tipo de barro usado para su elaboración es la que determina el grado de calidad del suelo. De hecho, el gres es el suelo cerámico más común. Está formado por una clase de barro muy resistente y con una durabilidad superior a la de la arcilla cocida. Siguiendo con las categorías de baldosas nos encontramos con varios rangos, colocándose como el más caro de todos ellos las baldosas de gres rectificado. Las ventajas de esta clase de suelos son su limpieza y fácil mantenimiento. El único inconveniente, tal vez, sea su frialdad y fragilidad ante los golpes.
  2. Suelos porcelánicos: se trata también de suelos cerámicos, pero que están hechos en una sola cocción. Este material es bastante demandado porque aporta otras características diferentes a las de los sueños cerámicos de los que hemos hablado anteriormente. Los suelos porcelánicos son más resistentes frente a rayones o roturas, permiten la imitación de otros materiales como la madera, el mármol o la piedra natural y poseen una baja absorción al agua. Además, permiten el uso de baldosas rectificadas de mayor tamaño.
  3. Suelos de piedra natural: la piedra natural es otra opción como material para tu reforma. Su precio es lo que hace esta alternativa menos interesante, ya que es más cara que la cerámica o el parqué. Lo que hace variar su coste no es otra cosa que el tipo de piedra utilizada en la fabricación del suelo, así como su disponibilidad en el mercado. La calidad de la piedra como material siempre es buena y su elección siempre dependerá de tus gustos al igual que de tu presupuesto. Una ventaja curiosa de los suelos de piedra natural es que permiten la instalación de suelos radiantes sin problema alguno.
  4. Suelos laminados o tarimas flotantes: estamos ante el material más utilizado en las reformas integrales por varios motivos. Su instalación es sencilla, aportan calidez a la casa, se pueden utilizar en todos los suelos de la casa y son baratos. No necesitan de acuchillado ni barnizados, pero soportan mal la humedad. No obstante, existe en el mercado una clase de tarima flotante especial para las zonas más húmedas de la vivienda.
  5. Suelos de madera o parqué: otro de los materiales para reformas más populares. El parqué está dejando de usarse en los suelos de las casas, porque requiere de un alto mantenimiento. Su instalación aporta calidez, elegancia y buen aislamiento térmico, pero su precio es más alto y su limpieza muy delicada.
  6. Suelos vinílicos: este método consiste en la colocación de un adhesivo sobre planchas o láminas. Por lo tanto, su instalación no requiere de gran dificultad. Además, son económicos, fáciles de limpiar y con un amplio abanico de diseños decorativos. Su instalación puede realizarse en cualquier espacio de la casa, pero siempre teniendo en cuenta que su calidad y resistencia es inferior al resto de materiales.
  7. Suelos de microcemento: su aspecto imita al hormigón pulido. Por esta razón, son muy utilizados en reformas con estilo industrial moderno. Una opción que, hoy día, está a la última. Los suelos de microcemento destacan porque no generan escombro, son flexibles y no son porosos. Esto se traduce en una instalación impermeable, limpia y sin necesidad de levantar el piso ya existente. Su uso es muy recomendado para toda la casa, pero especialmente es estilos minimalistas de corte industrial.

Cómo elegir los materiales para la reforma de tu baño

La búsqueda de la relación entre calidad y precio es el objetivo de cualquier persona que desee reformar su baño. Estamos ante uno de los espacios más importantes de la casa, donde la higiene y la seguridad son vitales. A continuación, te mostramos una selección con los mejores materiales para reformas de baño por su calidad y diseño:

  • El cuarzo: posiblemente uno de los materiales más resistentes del mercado. Además, su disponibilidad es buena, ya que se encuentra en buena parte de la naturaleza. Sus ventajas son su resistencia, su fácil instalación sin necesidad de sellados, su brillo y su durabilidad. En cuanto al precio este suele ser más alto que el de otros materiales. Dentro de esta categoría también suelen relacionarse el granito, las piedras de río y el mármol.
  • El laminado: muy de moda en la actualidad gracias a su versatilidad en cuanto a diseño y colores. De hecho su precio también resulta bastante atractivo, así como su sencilla instalación. Su desventaja es la baja resistencia que oponen al paso del tiempo. Esto afecta a su color y calidad en general.
  • Los azulejos de cerámica: son de gran utilidad para revestir suelos y paredes. Los azulejos de cerámica siempre han sido los grandes protagonistas en los baños de la gran mayoría de casas. Ahora los puedes encontrar de gran tamaño y con formas geométricas a gran escala. Destacan por su fácil limpieza y resistencia. Su precio depende mucho del grado de calidad que incluyan en su fabricación.
  • El bronce: los amantes del estilo rústico y natural en las casas demandan esta clase de materiales propios de las nuevas tendencias en decoración. Este metal suele utilizarse para los elementos de grifería, platos de ducha y bañeras, así como diferentes tipos de accesorios.

Qué materiales elegir para la reforma de la cocina

Para la reforma integral de una cocina debemos prestar atención a toda clase de materiales relacionados con el suelo, el mobiliario, los morteros y los azulejos. Para ello, no solo tenemos que tener en cuenta el espacio del que disponemos, sino también de nuestro presupuesto, así como del estilo que queremos plasmar a la cocina.

Los muebles de tu cocina pueden ser de madera, laminados, etc. Pero, sobre todo, han de cumplir su función más importante. Disponer del suficiente espacio para el almacenaje. Por lo tanto, a parte del diseño también nos fijaremos en su funcionalidad.

La grifería para la cocina es otra elección fundamental. Dependiendo del tamaño y ubicación del fregadero tendremos de más o menos opciones para elegir grifos de acero inoxidable o cobre.

Para finalizar, prestaremos especial atención a la pintura. Su gama es realmente amplia, aunque la más utilizada es la cal, por su bajo precio y resistencia frente a la humedad. También puedes optar por pinturas al agua y al aceite. Estas son muy interesantes, ya que permiten su limpieza sin afectar a su color original. Y si quieres evitar tener que pintar la cocina, los azulejos de cerámica y gres siguen siendo una perfecta alternativa.

WhatsApp chat