Las reformas integrales no son de temer solo por las inconveniencias que acarrean las obras. Ruidos, polvo, suciedad o la imposibilidad de utilizar una vivienda o una oficina que se va a reformar de arriba abajo son solo algunas de las trabas a las que hay que hacer frente durante una reforma. Pero una de las principales es sin duda el coste de los trabajos. Una reforma completa de una vivienda, un local o una oficina requiere hacer frente a un desembolso económico importante. No importa que fracciones los pagos si llegas a un acuerdo con quien se encargue de la obra. Sigues teniendo que pagar mucho dinero para poder realizarla. Por eso, reducir gastos es imprescindible para que la obra no salga tan cara. Pero ¿cómo ahorrar en una reforma integral?

En muchos casos, saber por dónde empezar a la hora de reducir gastos en una reforma resulta complicado. La tentación de restar calidad a los materiales suele ser grande. Pero es precisamente lo que no debe hacerse. Tampoco hay que intentar hacer parte de la obra uno mismo. En muchos casos lo único que se consigue es retrasar el resultado porque tardarás más que los profesionales. Además, seguro que los acabados no son tan buenos como si lo hace un profesional. Pero no te preocupes, porque hay muchos pasos que puedes dar para ahorra en una reforma integral sin escatimar de donde no tienes que hacerlo. ¿Quieres saber cuáles? A continuación los tienes todos.

Planificación y selección: ahorrar en una reforma integral

Para ahorrar en una reforma integral hay que tener en mente desde el principio que hay que practicar una política activa de contención de costes. De esta manera tendrás el ahorro siempre presente. En todas las etapas del proceso. Esto implica tomar ciertas decisiones antes incluso de empezar con la obra. El ahorro empieza, por lo tanto, con la planificación. Si planificas la reforma al milímetro, podrás evitar muchos imprevistos. Y los imprevistos son una fuente importante de gastos no previstos y, muchas veces, desorbitados. Dentro de la planificación, tomar medidas como estas te permitirá ahorrar más de lo que crees:

1- Pide siempre varios presupuestos a empresas de reformas antes de decidirte por una. Esto implicará tener varias reuniones para explicar lo que quieres hacer a diversos responsables de obra. Generalmente, uno o dos por cada compañía a la que quieras pedir un presupuesto. Después, cada empresa te presentará una opción y te explicará la idea que tienen sobre la obra. Es decir, lo que harán y como lo harán. Esto, que en principio puede parecer superfluo para tomar una decisión, no lo es. De cómo vayan a abordar la obra depende también en muchos casos la selección de la empresa. No hay que elegir únicamente la que presente el presupuesto más económico, sino la que plantee una mejor relación calidad/precio en la obra.

2 – Antes de aceptar el presupuesto, contacta con la empresa elegida para ver si se puede ajustar algo más. Generalmente, estos presupuestos estarán desglosados por actividad, por lo que puede que veas algún concepto del que puedas prescindir, y así, ahorrar en la reforma integral. Eso sí, siempre discútelo con la empresa, porque puede que este concepto sea más importante de lo que te parece y puede que resulte imposible eliminarlo. Analiza también si alguna de las partes de la reforma son prescindibles. Por ejemplo, si la obra incluye el cerrado de una terraza, párate a pensar si realmente te aportará mucho ese cerramiento. En las circunstancias actuales, contar con un espacio al aire libre al que poder acceder sin salir de casa es muy importante para muchas personas. Una obra de esta envergadura requiere una inversión importante y no es prioritaria. Descartar un cerramiento te ahorrará bastante dinero.

3 – Encarga siempre la reforma a una única empresa. Esto, que puede parecer una tontería, en realidad es ventajoso no solo para ahorrar en la reforma integral y reducir el presupuesto. Al hacerlo de esta manera también conseguirás reducir el tiempo que tardará en terminar. Por tanto, tendrás una ventaja doble, ya que la casa o el local estará listo de nuevo para ocuparlo antes que si no lo haces así. ¿ Por qué? Al contar con una única empresa que se ocupe de todo, el encargado de obra se encargará de la coordinación de todos los equipos de trabajo. Sabrá por tanto cuáles pueden trabajar al mismo tiempo y cuáles tienen que esperar a que termine una etapa determinada de la obra. Esto ayudará a evitar los tiempos muertos que alargan las reformas, y también reducirá el número de horas que finalmente te facturarán los operarios.

Ahorrar en materiales sin reducir la calidad

Para reducir la factura final de la obra no tienes que escatimar en materiales. Pero sí puedes ahorrar en diversos aspectos relacionados con ellos. Eso sí, tendrás que invertir algo de tiempo para conseguir un ahorro notable. Al final, ahorrar en una reforma integral requiere otro tipo de inversión: tiempo. Pero como podrás comprobar, compensa, porque ahorrarás dinero sin utilizar materiales de menor calidad.

4 – Decide, de acuerdo con la empresa que vaya a realizar la obra, que a estas alturas ya habrás seleccionado, los materiales que se van a emplear en cada caso. Pero procura que pidan varios presupuestos en otras tantas empresas proveedoras para comprarlos en el sitio que resulte más económico. En ocasiones, estas empresas ya cuentan con un proveedor preferente para la compra de materiales. Pero en algunas ocasiones puede que haya otros que en algún material tengan un precio tan ventajoso que resulte más conveniente comprarlo en otro punto.

5 – Si los precios son similares en todos los proveedores, intenta que el elegido te haga un precio especial si le compras a él todos los materiales de la obra. Es decir, negocia un descuento por volumen. Te sorprenderá la cantidad de dinero que puedes ahorrar de esta manera.

6 – Para elementos como sanitarios o muebles de cocina, no dejes de lado las grandes superficies. Ni las generalistas ni las especializadas en la construcción. En muchas ocasiones suelen tener descuentos importantes en sanitarios, suelos, mamparas o electrodomésticos empotrables. También en mobiliario de cocina y baño. En los últimos años, estas ofertas se pueden hacer en prácticamente cualquier época del año. Pero en las grandes superficies, siguen concentrándose generalmente en dos meses en verano y otros dos en invierno. Es algo a tener en cuenta cuando vayas a hacer una reforma integral. En el caso de las grandes superficies especializadas en construcción, es más probable que encuentres ofertas de importancia a lo largo de todo el año.

Haz cambios en puertas, suelos o paredes

Para ahorrar en una reforma integral conviene que valores qué tipo de mejoras quieres llevar a cabo. Porque en muchos casos hay alternativas que ofrecerán un resultado más que aceptable y más económico.

7 – Las puertas interiores de madera maciza suelen ser bastante caras. Pero no es necesario que las pongas todas macizas. O incluso puedes pasar sin ellas. En su lugar puedes optar por modelos huecos, con una plancha de madera por cada lado, pero con hueco entre ambas.

8 – También puedes intentar aprovechar las puertas que tienes en vez de poner otras nuevas. Para ello tendrás que retirarlas antes de hacer cualquier obra. De otra manera es probable que resulten dañadas por el polvo y la suciedad, o por algún golpe. Eso sí, es probable que tengas que cambiar su aspecto para que queden bien con el nuevo aspecto del resto de la vivienda o la oficina. Por ejemplo, barnizándolas o lacándolas para que tengan un aspecto más nuevo.

9 – Si quieres cambiar el suelo por uno de madera para que resulte más agradable y hogareño, valora si necesitas que realmente sea de madera o te sirve con uno de parquet. Los materiales serán más económicos. Pero su proceso de colocación también será más sencillo. En muchas ocasiones, el parquet puede colocarse sin necesidad de tener que retirar antes el suelo que ya está instalado. Esto no solo lleva a que la obra termine antes y genere menos suciedad. Al requerir menos horas de trabajo para renovar el suelo, el presupuesto se reducirá de manera notable. Eso sí, ten en cuenta que al optar por este tipo de renovación del suelo será necesario con frecuencia rebajar el alto de la puerta y cortarlas un poco por debajo, en caso de no encargarlas nuevas.

10- Objetos tan nimios y en principio insignificantes como un enchufe o un interruptor pueden darte la oportunidad de ahorrar en una reforma integral. En el mercado hay muchos tipos de enchufe e interruptor, construidos a partir de distintos materiales. También con distintos acabados. Como resultado, las diferencias de precios entre unos y otros pueden variar bastante. Además, en un mismo modelo de enchufe o interruptor los precios de venta pueden variar mucho entre distintos proveedores. Por tanto no solo tienes que seleccionar con detenimiento qué enchufes e interruptores quieres instalar. Una vez elegidos, tendrás que pasar todavía un poco más de tiempo buscando el establecimiento que te los venda más barato.

11 – Si ya tienes muebles que quieres conservar, tenlo en cuenta a la hora de planificar las obras. Lo primero es comentárselo a la empresa que realizará la reforma, porque en muchos casos tendrán que adaptar alguna de las acciones a realizar a este mueble. Por ejemplo, a su tamaño y disposición. Si no se lo comentas, es posible que encuentres que tienes que deshacerte de él porque no cabe donde habías pensado colocarlo. Un gasto más que puede evitarse perfectamente solo con mencionar que quieres ahorrar reutilizando uno o varios muebles.

Otros aspectos que permiten ahorrar en una reforma integral

Aunque no estén directamente relacionados con la obra en sí, hay diversos aspectos que también te permitirán rebajar la factura final de una reforma integral. Estas van desde la búsqueda de ayudas hasta la selección de la época del año más adecuada para hacer las obras.

12 – Antes de comenzar la reforma, entérate si puedes pedir alguna ayuda o subvención por algún concepto de la obra. Por ejemplo, por el cambio de la caldera. O para una mejora del aislamiento. En varias localidades se conceden diversas subvenciones cada año por diversos conceptos, que pueden ayudar a que la reforma te salga más económica. Estas subvenciones pueden cubrir una parte de la obra, o varias. En caso de que tengas varias subvenciones disponibles que se refieran a varios aspectos de la reforma, puedes solicitarlas al mismo tiempo sin problema. Eso sí, no des ninguna por sentado, puesto que en algunos casos se destina una cantidad fija a la subvención cada año, como sucede con el cambio de calderas. En estos casos, cuando se acaba la partida anual destinada a ello, lo que puede suceder ya en primavera, se denegará la solicitud.

13 – Elige la época del año más adecuada para la obra. En general, realizar una reforma integral en casa implica tener que mudarse fuera varios días. Por lo tanto, si puedes hacer que coincida con un periodo en el que vas a pedir vacaciones y marchar de viaje, mejor. Así te ahorras el gasto que implica tener que ir varios días a un hotel o alquilar un piso fuera de vacaciones. En general, en verano es la mejor opción para hacerlas. No solo por eso, sino porque todas las obras que impliquen tener que esperar el secado de componentes tras su instalación se terminan antes. Todo gracias a que el calor hace que se acelere el proceso.

Como has podido comprobar, estos trucos y consejos son bastante más útiles de lo que parece para ahorrar en tu reforma integral. Son además medidas muy sencillas, que suelen pasar desapercibidas. Pero que si se contemplan, pueden reducir un presupuesto de manera más que notable. Y los resultados serán prácticamente los mismos que si no cuidases al extremo el presupuesto. Pero si quieres ahorrar todavía más, ponte en manos de la empresa que se encargará de la obra y pídeles consejo para conseguir todavía más ahorro. ¡No pierdas tiempo y confía en su experiencia para ahorrar!

Contenido validado por: Carmen María de la Rubia Cortel
CEO- Directora técnica en Reformadisimo
Abrir chat